La UNODC reunió a sus contrapartes en cooperación regional y asistencia técnica legal en la lucha contra el narcotráfico

La Paz, 31 de enero de 2020 (Naciones Unidas).- La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por su sigla en inglés) presentó hoy el plan de trabajo para la gestión 2020 del componente de Cooperación Regional y Asistencia Técnica Legal del Programa de Apoyo de la UNODC a la implementación del Plan de Acción de la Estrategia de Lucha contra el Narcotráfico y Reducción de Cultivos Excedentarios de Coca del Estado Plurinacional de Bolivia.

Esta presentación fue realiza en una reunión en la que participaron representantes del Ministerio de Gobierno, los viceministerios de Relaciones Exteriores y de Defensa Social y Sustancias Controladas y el Consejo Nacional de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas.

En la apertura del evento, el Representante de UNODC en Bolivia, Thierry Rostan, expuso el contexto regional del tráfico ilícito de drogas y las rutas de este tráfico, que incluye los puertos de Montevideo en Uruguay, de Rosario en Argentina y Santos y Natal en Brasil, en la vía hacia África y Europa. Esta situación plantea que la cooperación regional es un elemento importante en la lucha contra el narcotráfico de los países de la región.

También, se resaltó la decisión de Bolivia de adherirse al Protocolo contra la Fabricación y el Tráfico Ilícitos de Armas de Fuego, sus Piezas y Componentes y Municiones, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, cuya adhesión fue enviada a Nueva York y que permitirá la apertura de nuevas vías de financiamiento y trabajo.

Se hizo referencia a la pérdida de dominio de bienes, con la finalidad de que esta sanción pueda ser extendida hacia otros delitos vinculados al crimen organizado, así como el apoyo y asistencia técnica para facilitar el desarrollo de la nueva estrategia en la lucha contra las drogas.

Asimismo, se puso énfasis en la hidrovía Paraguay-Paraná como transcendental en el comercio internacional de Bolivia y, por tanto, con la necesidad de construir capacidades para controlar esta ruta comercial de amenazas del crimen organizado transnacional. Así, se destacó el aporte que el Programa Global de Control de Contenedores puede otorgar en puerto Busch, debido a los resultados obtenidos en el puerto seco de Tambo Quemado. Igualmente, se mencionó al programa AIRCOP, actualmente implementado en el aeropuerto de Viru Viru en Santa Cruz, con el objetivo de extender su desarrollo al aeropuerto de El Alto en La Paz.

Finalmente, se hizo mención a la organización de la Segunda Reunión Regional Antinarcóticos, precedida por comités binacionales y técnicos con los países fronterizos, que impulse el fortalecimiento del Centro Regional de Inteligencia Antinarcóticos para el intercambio de información, generando confianza y colaborando con su desarrollo.