Prevención del Delito y Justicia Penal: acciones

Asociación con el Departamento de Policía Federal

Foto: UNODC

En Brasil, desde 1991, UNODC mantiene una asociación con el Departamento de Policía Federal (DPF), órgano encargado de prevenir y reprimir el contrabando y el tráfico de estupefacientes y drogas afines, además de actuar como policía marítima, aeroportuaria y de fronteras.

La asociación incluye la actualización de la capacidad de investigación de la policía federal, esfuerzos para controlar los precursores químicos utilizados en la fabricación de drogas ilícitas, adquisición de equipos de alta tecnología y estudios para apoyar el trabajo de la Policía Federal.

Entre 1998 y 2005, UNODC apoyó la ejecución de dos proyectos coordinados por la Policía Federal, con el objetivo de mejorar la formación de los policías, a través de la modernización de estructuras y métodos de enseñanza en la Academia Nacional de Policía, y la ampliación del control de precursores químicos. Así, la UNODC colaboró con el la mejora normativa y con el fortalecimiento de vigilancia y control, a nivel nacional e internacional.

En 2007, un nuevo proyecto se inició con el objetivo de fortalecer la capacidad del Departamento de Policía Federal en la lucha contra la delincuencia organizada. Entre las actividades que se realizan están las acciones para mejorar la infraestructura del Departamento de Lucha contra la Delincuencia Organizada de la DPF, la elaboración y la aplicación de controles eficaces de los precursores químicos y las acciones para combatir el tráfico de drogas.

Una iniciativa especialmente interesante es el proyecto de precursores químicos de la DPF, llamado Proyecto PeQui. Esta iniciativa permite trazar el perfil químico de las drogas incautadas en todo el país e identificar características tales como: el origen de la droga, los productos utilizados en su fabricación, las condiciones de transporte en el tráfico y la pureza de cada muestra. En combinación con los resultados de investigaciones, estos datos sirven para establecer conexiones entre los grupos criminosos y los proveedores, trazar rutas del tráfico e identificar los productos que deben ser una prioridad para el control en cada región del país. Y, además de ayudar en las investigaciones, el análisis químico también sirve como evidencia científica en las cortes.

Informaciones relacionadas

Bolivia, Brasil y la UNODC fortalecen la cooperación para combatir el tráfico de drogas y la delincuencia organizada

Brasil y Perú discuten la cooperación bilateral para luchar contra la delincuencia organizada transnacional

Brasil y Bolivia discuten cooperación bilateral en materia penal

Expertos centroamericanos buscan un terreno común sobre las drogas y la delincuencia organizada

Policía Federal de Brasil y UNODC buscan acción regional conjunta para una lucha más eficaz contra la delincuencia organizada