Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE)

Mandato y funciones

JIFELa Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) es un órgano de fiscalización independiente y cuasi judicial, establecido por un tratado, encargado de vigilar la aplicación de los tratados de fiscalización internacional de drogas. La Junta se estableció en el año 1968 mediante la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. Sus predecesores en virtud de los anteriores tratados de fiscalización de drogas datan de la época de la Sociedad de las Naciones.

Las funciones de la JIFE están consagradas en los siguientes tratados: la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, enmendada por el Protocolo de 1972; el Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas de 1971, y la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas de 1988. En términos generales, la JIFE se ocupa de lo siguiente:

1. En relación con la fabricación, el comercio y el uso lícitos de drogas, la JIFE, en cooperación con los gobiernos, procura asegurar que haya suministros de drogas adecuados para fines médicos y científicos y que no se produzcan desviaciones de drogas de fuentes lícitas a canales ilícitos. La JIFE también vigila la fiscalización que aplican los gobiernos a los productos químicos utilizados en la fabricación ilícita de drogas y les presta asistencia para prevenir la desviación de esos productos químicos hacia el tráfico ilícito;

2. En relación con la fabricación, el tráfico y el uso ilícitos de drogas, la JIFE determina las deficiencias de los sistemas de fiscalización nacionales e internacionales y contribuye a corregir esas situaciones. La JIFE también tiene a su cargo la evaluación de los productos químicos utilizados en la fabricación ilícita de drogas, a fin de determinar si deben ser sometidos a fiscalización internacional.

En cumplimiento de esas obligaciones, la JIFE:

1. Administra un sistema de previsiones de las necesidades de estupefacientes y un sistema de presentación voluntaria de previsiones de las necesidades de sustancias sicotrópicas, y supervisa las actividades lícitas en materia de drogas mediante un sistema de información estadística, con miras a ayudar a los gobiernos a lograr, entre otras cosas, un equilibrio entre la oferta y la demanda;

2. Vigila y promueve las medidas de los gobiernos para impedir la desviación de sustancias utilizadas frecuentemente en la fabricación ilícita de estupefacientes y sustancias sicotrópicas, y evalúa tales sustancias para determinar si es necesario modificar el ámbito de la fiscalización aplicada en virtud de los Cuadros I y II de la Convención de 1988;

3. Analiza la información proporcionada por los gobiernos, los órganos de las Naciones Unidas, los organismos especializados u otras organizaciones internacionales competentes con miras a velar por que los gobiernos cumplan adecuadamente las disposiciones de los tratados de fiscalización internacional de drogas y recomienda las medidas correctivas necesarias;

4. Mantiene un diálogo permanente con los gobiernos para ayudarlos a cumplir las obligaciones que les imponen los tratados de fiscalización internacional de drogas y recomienda, cuando procede, que se proporcione asistencia técnica o financiera con esa finalidad.

La JIFE debe pedir explicaciones en casos de violaciones aparentes de los tratados, a fin de proponer las medidas correctivas apropiadas a los gobiernos que no estén aplicando plenamente las disposiciones de los tratados, o que tropiecen con dificultades para aplicarlas y, cuando sea necesario, prestar asistencia a los gobiernos para superar esas dificultades. Ahora bien, si la JIFE observa que no se han tomado las medidas necesarias para remediar una situación grave, puede señalar la cuestión a la atención de las partes interesadas, la Comisión de Estupefacientes y el Consejo Económico y Social. Los tratados facultan a la JIFE, como último recurso, a recomendar a las partes que dejen de importar drogas del país en falta, o que no exporten drogas a ese país, o ambas cosas. En todos los casos, la JIFE actúa en estrecha cooperación con los gobiernos.

La JIFE presta asistencia a las administraciones nacionales en el cumplimiento de sus obligaciones en virtud de las Convenciones y el Convenio. A tal fin, propone la celebración de programas y seminarios de capacitación regionales para encargados de la fiscalización de drogas, y participa en ellos.

Diálogo con los gobiernos

A fin de promover los fines de los tratados, la Junta mantiene un diálogo permanente con los gobiernos. Ese diálogo reviste la forma de consultas periódicas o de misiones organizadas con la anuencia de los gobiernos interesados. Fruto de esa política ha sido, por ejemplo, que algunos países se adhirieron a las Convenciones y al Convenio y han reforzado su legislación, sobre todo en lo relativo a sustancias sicotrópicas, o han mejorado la coordinación de los esfuerzos nacionales para luchar contra la droga.

La Junta ha subrayado reiteradas veces que el progreso real y duradero en la lucha contra el uso indebido y el tráfico de drogas depende del firme compromiso de los gobiernos, del establecimiento de prioridades y de la asignación de recursos suficientes por las autoridades nacionales, ya que éstas son las únicas que pueden adoptar las medidas necesarias dentro de su territorio. Para lograr resultados óptimos, hay que coordinar todos los esfuerzos nacionales con los que se llevan a cabo en el plano regional y en el plano mundial.

Programas de capacitación

A fin de mejorar el funcionamiento de los organismos nacionales encargados de luchar contra la droga, la secretaría de la JIFE organiza programas de capacitación del personal encargado de la represión de los estupefacientes, sobre todo en los países en desarrollo. A esos funcionarios se los instruye en el cumplimiento de las obligaciones derivadas de los tratados, especialmente las relativas a la cooperación entre la JIFE y las partes en los tratados. Los seminarios regionales de capacitación no sólo han contribuido a mejorar la cooperación de los países participantes sino que han servido para aumentar la colaboración entre los países de una misma región. Esos seminarios se organizan en estrecha cooperación con el Programa de las Naciones Unidas para la Fiscalización Internacional de Drogas (PNUFID) y de otras organizaciones internacionales competentes, en particular la OMS y la Organización Internacional de Policía Criminal. Las administraciones nacionales envían también funcionarios a la secretaría de la JIFE para su capacitación.

Informe anual

Sobre la base de sus actividades, la JIFE publica un informe anual que se presenta al Consejo Económico y Social por conducto de la Comisión. El informe ofrece un amplio análisis de la situación de la lucha contra la droga en varias partes del mundo. Como órgano imparcial que es, la JIFE trata de detectar y predecir cualquier tendencia peligrosa y sugiere la adopción de las medidas pertinentes. Complementan el informe anual diversos informes técnicos sobre estupefacientes y sustancias sicotrópicas, que dan cuenta detallada de las previsiones de las necesidades anuales legítimas de cada país, y ofrecen datos relativos a la producción, fabricación, comercio y consumo lícitos de esas drogas en todo el mundo.

Complementan al infome anual dos publicaciones técnicas sobre estupefacientes y sustancias sicotrópicas, respectivamente, que dan cuenta detallada de las previsiones de las legítimas necesidades anuales de cada país, y ofrecen datos relativos a la producción, fabricación, comercio y consumo lícitos de drogas en todo el mundo. Mas aun, el informe anual de la Junta se complementa también con el informe a la Comisión sobre la aplicación del artículo 12 de la Convención de 1988, y que contiene un análisis de las medidas tomadas por los gobiernos en contra de la desviación de precursores y sustancias químicas esenciales, así como de las tendencias detectadas en el tráfico ilícito de tales sustancias.

Informe Anual 2013 Informe JIFE 2013

Texto completo del Informe Anual 2013 de la JIFE (en espanhol o en inglés)
Resumen de las referencias a Argentina en el informe (en español)
Resumen de las referencias a Brasil en el informe (en portugués)
Resumen de las referencias a Chile en el informe (en español)
Resumen de las referencias a Paraguay en el informe (en español)
Resumen de las referencias a Uruguay en el informe (en español)

Press kit global (en español, en portugués o en inglés)

Informes anteriores

•    Informe Anual 2012 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2011 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2010 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2009 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2008 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2007 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2006 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2005 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2004 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2003 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2002 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2001 (en inglés o en español)

•    Informe Anual 2000 (en inglés o en español)

Más informaciones sobre la JIFE en: http://www.incb.org/incb/es/index.html