UNODC y Superior Tribunal de Justicia de Brasil ratifican cooperación para combatir las drogas y el delito

23 de septiembre de 2010 - El presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ)  y del Consejo de la Justicia Federal de Brasil (CJF), ministro Ari Pargendler, recibió este miércoles en audiencia, al representante de la Oficina de Naciones Unidas sobre Drogas y el Delito para Brasil y el Cono Sur (UNODC), Bo Mathiasen. El STJ/CJF y la UNODC firmaron, en febrero de este año, un acuerdo de cooperación mutua e intercambio de experiencias en el combate al crimen.

El documento prevé la realización de esfuerzos conjuntos en el desarrollo de acciones que fortalezcan y apenen de diversas formas el crimen organizado transnacional. Según el presidente del STJ, lo que sea de interés de las Naciones Unidas (ONU) es de interés de Brasil y que el Tribunal se coloca a entera disposición para prestar todo tipo de colaboración. "La cooperación internacional es una necesidad. Sabemos que tenemos un largo camino por delante. Es necesario que nos adaptemos al mundo moderno, globalizado. La contribución de las Naciones Unidas será bienvenida", señaló.

El ministro Pargendler destacó, aún, que en materia de corrupción, el Poder Judicial actúa en dos frentes: dentro del propio poder y cuando es provocado externamente, a través de procesos. Según el ministro, el Poder Judicial brasileño es uno de los más bien organizados del mundo, en el cual el juez tiene todas las garantías necesarias (independencia y cargo vitalicio) para desarrollar su trabajo. "Sólo un desvío de comportamiento puede motivar su corrupción", evalúa.

El representante de la UNODC, Bo Mathiasen, agradeció el apoyo ofrecido por el STJ y resaltó que la globalización ha transformado enormemente el modo de vida de las personas, sociedades y estados, siendo las fronteras entre los países más permeables y el tránsito de personas, mercaderías, servicios y recursos cada vez más ágil. "Pero la misma lógica que facilita el comercio y la integración entre los pueblos también implica en cambios radicales en las dinámicas de los crímenes y de la violencia", observó. Afinal, las mismas tecnologías que posibilitan avances significativos en la vida de las personas también son utilizadas por aquellos que burlan las leyes, cometen crímenes y desafían la Justicia", resaltó Mathiasen.

El representante destacó, entonces, que la sociedad pretende trabajar por una justicia cada vez más ágil, eficiente, íntegra, respetada y útil para todos los ciudadanos. "Para tanto, está prevista la posibilidad de desarrollo de herramientas, investigaciones, estudios análisis y diagnóstico sobre el Judicial con el objetivo de mejorar el desempeño, la ética, la independencia y la imparcialidad de la Justicia", señaló el representante de la UNODC.

Fuente: Superior Tribunal de Justicia de Brasil

Todas las Noticias