Paraguay y UNODC presentan Programa Nacional Integrado de lucha contra la delincuencia organizada

04 de mayo de 2011 - Incrementar la capacidad de respuesta, eficacia y eficiencia del Estado del Paraguay frente a los desafíos que la delincuencia organizada y el tráfico de drogas representan. Con este objetivo, el Gobierno paraguayo y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) presentaron el lunes, 02 de mayo, el Plan Nacional Integrado para 2011 - 2014 (PNI). El plan tiene como objetivo el "Fortalecimiento del Estado de Derecho, la Seguridad y la Justicia en el Paraguay".

Al abrir la ceremonia de presentación del PNI, realizada en Asunción, el ministro de Relaciones Exteriores del Paraguay, Jorge Lara Castro, resaltó que el plan es fruto de un trabajo conjunto de las instituciones paraguayas. "El PNI fue elaborado y consensuado sobre la base de las prioridades y requerimientos identificados por cada una de las propias instituciones paraguayas que forman parte del PNI. El país es consciente de la responsabilidad ante los desafíos que el crimen organizado representa", dijo Castro.

El PNI se elaboró durante un año de forma conjunta entre el Gobierno paraguayo y la UNODC y tiene como propósito establecer lineamientos estratégicos para la provisión de asistencia técnica, de parte de la UNODC, en apoyo a las políticas del Gobierno del Paraguay de lucha contra la delincuencia organizada y de fortalecimiento del Estado de Derecho.

"Se trata de un programa necesario, visionario y muy ambicioso pero que al mismo tiempo resulta flexible en su implementación allanando el terreno para poder así abarcar fácilmente las principales áreas de preocupación del Gobierno del Paraguay y donde la experticia de UNODC tiene un valor añadido para la obtención de resultados sostenibles", explicó el subdirector ejecutivo de la UNODC, Francis Maertens.

De acuerdo con lo establecido en el PNI, la asistencia y asesoramiento técnico de la UNODC se centrará en tres áreas de trabajo independientes, siendo ellas: el crimen organizado y tráfico ilícitos; Justicia y lucha contra la corrupción; y reducción de la demanda de drogas y tratamiento.

Entre los resultados que se pretenden alcanzar están la reducción de producción de marihuana y el fortalecimiento de la interdicción para luchar contra el tráfico de drogas y los tráficos ilícitos así como del control de las autoridades sobre las fronteras nacionales.

En lo concerniente a la Justicia y la lucha contra la corrupción, el objetivo es  fortalecer el régimen legal e institucional contra la corrupción en la administración pública, en particular en los sectores de justicia y seguridad así como del sistema de justicia penal y mejorar la situación carcelaria en el país.

Sobre los retos presentados en la esfera de la demanda de drogas y el tratamiento, se busca coordinar e implementar un plan general de reducción de la demanda de drogas y fortalecer la capacidad de tratamiento de usuarios de drogas en el Paraguay.

Actualmente, Paraguay es el mayor productor de marihuana de Suramérica, con más de la mitad de la producción total del sub continente y en torno a un 15% de la producción mundial.

Paraguay también es país de tránsito para el tráfico de mercancías ilegales y, especialmente, para el tráfico de drogas y armas. Cada año pasan por el país entre 30 y 40 toneladas de cocaína provenientes de Bolivia, Perú y Colombia. La trata de seres humanos también está presente en el Paraguay, siendo este un país de origen y tránsito víctimas.

En lo que se refiere a la demanda por drogas, aproximadamente un 6% de la población paraguaya ha consumido marihuana alguna vez en su vida y, entre adultos de 15 a 64 años, el 1,6% lo hacen de forma continuada. Respecto de la cocaína, entre un 0.2% y un 0.3% de los paraguayos consume esta sustancia.

Según Francis Maertens la cooperación multilateral es fundamental para frenar y combatir la delincuencia organizada. "Como advierte el Banco Mundial en su último informe publicado y presentado el pasado 11 de abril sobre Conflicto, Seguridad y Desarrollo, Las causas de los conflictos surgen a raíz de la dinámica generada por las políticas de los Estados, el contexto de la inseguridad en la región y distintos factores económicos como la actual crisis financiera mundial; generándose así círculos viciosos que pueden generar graves conflictos sociales y pérdida estratégica de competitividad junto con un alejamiento del alcance de los Objetivos del Desarrollo del Milenio. Por ello, urge trabajar conjunta e ineludiblemente en este sentido de tal modo que, fortaleciendo las instituciones, se pueda invertir el sentido de esos círculos viciosos y, consecuentemente, generar una justicia eficaz, mayor seguridad y menor criminalidad en el país".

El PNI está estimado en poco más de US$ 10 millones y será financiado a través de un grupo de donantes que - bajo la óptica de la responsabilidad compartida - apoyarán el Plan.

Todas las noticias