Director de UNODC anúncia amplio estudio sobre delitos cibernéticos

27 de enero 2012 - El director ejecutivo de la UNODC, Yury Fedotov, anunció que la organización ha iniciado un estudio completo sobre el problema de los delitos cibernéticos y las respuestas de los Estados miembros, la comunidad internacional y el sector privado.

Hablando en un foro sobre Riesgos Globales 2012 en el Foro Económico Mundial que se celebra esta semana en Davos, Fedotov anunció que los Estados miembros en breve recibirán un cuestionario de la UNODC sobre la prevención de los delitos cibernéticos, políticas, legislación, las respuestas de la justicia penal, la cooperación internacional y la asistencia técnica. Los resultados del estudio serán presentados a la Comisión de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Justicia Penal en 2013 y se informará a los Estados miembros sobre las respuestas a los delitos cibernéticos.

"Muchos países carecen de legislación básica sea para tipificar los delitos cibernéticos sea para proveer las autoridades judiciales con el poder necesario para establecer los procedimientos necesarios para llevar a cabo investigaciones especializadas, como la interceptación del tráfico de datos en línea o el uso de software forense," señaló Fedotov.

El estudio completo está en línea con el mandato de la UNODC para contribuir a una mayor comprensión de la amenaza de los delitos cibernéticos; y proporcionar asistencia técnica y capacitación a los Estados para mejorar la legislación nacional y fortalecer las capacidades para hacer frente a los delitos cibernéticos.

El informe de 2010 de la UNODC, "La Globalización del Delito: Un Estudio de las Amenazads del Crime Organizado Transnacional", mostró que más de 1,5 millones de personas al año tienen su identidad robada, con pérdidas económicas estimadas en mil millones de dólares, e que el delito cibernético está poniendo en peligro la seguridad de las naciones, con la penetración de redes de energía, del tráfico aéreo e incluso de las instalaciones nucleares.

"La misma tecnología de la información que trae muchos beneficios también ofrece nuevas oportunidades para el delito para aquellos que son capaces de explotar las vulnerabilidades en la red mundial, por lo general con fines de lucro. Los delincuentes usan la tecnología para coordinar los tráficos ilícitos y flujos de dinero,  el abuso y la explotación de niños, incitar el odio racial o el odio religioso o perpetrar actos de terrorismo", dijo Fedotov.

"La UNODC está dispuesta a proporcionar asistencia técnica a los países que lo soliciten", dijo el director ejecutivo, quien agregó que es sólo a través de asociaciones a nivel nacional, regional e internacional entre gobiernos, sector privado (proveedores de servicios de Internet y empresas de tecnología de la información), la academia, organizaciones intergubernamentales, que los emergentes retos de la delincuencia cibernética se pueden abordar.

Fedotov señaló aún que la mayor participación de los países en desarrollo en las redes de cooperación policial es crucial para el desarrollo de una respuesta global a la delincuencia cibernética.

En mayo de 2011, la Unión Internacional de Telecomunicaciones y la UNODC firmaron un memorando de entendimiento para ampliar la gama de servicios y apoyo a los países que solicitan asistencia para hacer frente a los delitos cibernéticos.

Todas las noticias