JIFE: Debemos impedir la venta de drogas a los niños a través de las redes sociales

28 de febrero de 2012 - Las farmacias ilegales en Internet están vendiendo en línea drogas ilícitas, así como medicamentos de dispensación de receta, y cada vez más tratan de captar a una clientela joven, destaca la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), con sede en Viena, en su Informe Anual 2011, presentado hoy.

El Presidente de la JIFE, Hamid Ghodse, observó que "las farmacias ilegales en la Internet han comenzado a recurrir a las redes sociales para promover sus sitios web, lo que puede exponer a un numeroso público al riesgo que constituyen sustancias peligrosas, teniendo muy especialmente en cuenta que la Organización Mundial de la Salud ha comprobado que más de la mitad de los medicamentos que venden las farmacias ilegales en Internet son falsificados". Entre los principales aspectos de las actividades de las farmacias ilegales en Internet cabría mencionar el contrabando de sus productos a los consumidores, la búsqueda de espacio de hospedaje para sus sitios web y el hecho de que tratan de convencer a los consumidores de que son realmente legítimas. La JIFE exhorta a los gobiernos a que cierren las farmacias ilegales en la Internet y que incauten las sustancias que han sido encargadas ilícitamente en Internet y contrabandeadas por correo postal.

La juventud tiene derecho a que la protejan del uso indebido y la dependencia de las drogas - la JIFE exhorta a que no se escatimen esfuerzos para romper el círculo vicioso de la exclusión social y los problemas de las drogas

Atender a las necesidades de las comunidades marginadas que sufren problemas relacionados con las drogas tiene que ser una prioridad, según el informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) correspondiente a 2011. En comunidades de todo el mundo, el uso indebido y el tráfico de drogas han llegado a ser casi endémicos, insertándose en un círculo vicioso que engloba toda una serie de problemas sociales relacionados con la violencia, la delincuencia organizada, la corrupción, el desempleo, la mala salud y la educación deficiente. Sin embargo, la juventud está particularmente afectada. Según afirmó el Presidente de la Junta, "la juventud de esas comunidades debe gozar de las mismas oportunidades que se brindan a los jóvenes en la sociedad en general y tiene derecho a que se la proteja del uso indebido de drogas y la toxicomanía". Es muy probable que las comunidades fracturadas, con escaso sentido de la cohesión social, se vean aquejadas por múltiples problemas, incluido el uso indebido de drogas, que pueden contribuir al desorden social y la violencia que se han vivido en ciudades de todo el mundo y que pueden afectar a toda la sociedad. Esas comunidades no solo ponen en peligro a sus propios habitantes, sino que amenazan la estabilidad de la comunidad como un todo. Ghodse adviertió: "Reviste una importancia capital atender urgentemente las necesidades de las comunidades que sufren la desintegración social antes de que se llegue a un punto de inflexión pasado el cual resulta imposible adoptar medidas eficaces".

Aspectos Regionales Destacados

La región de América Central y el Caribe sigue siendo utilizada como zona principal de tránsito para el tráfico de drogas de América del Sur a América del Norte. Alrededor del 90% de la cocaína que se consume en los Estados Unidos se trafica a través de México. Algunos carteles de narcotraficantes mexicanos, al verse sometidos al acoso de los órganos de represión del país, han trasladado sus operaciones a América Central, recurriendo a niveles de violencia cada vez mayores. En 2010, se constató que Honduras, Costa Rica y Nicaragua eran, por primera vez, importantes países de tránsito para el contrabando de drogas destinadas principalmente a los Estados Unidos. El tráfico de drogas es una importante fuerza impulsora de las tasas de homicidio en América Central y el principal factor que eleva cada vez más los niveles de violencia en la subregión.

América del Norte siguió siendo el principal mercado de drogas del mundo y los tres países de la región continuaron presentando niveles elevados de producción, fabricación, tráfico y consumo de drogas ilícitas. El cannabis sigue siendo la droga que más se produce en la región, y son enormes las cantidades producidas en los tres países.

El cultivo ilícito de plantas de cannabis en Europa occidental y Europa central ha registrado un incremento espectacular. Se realiza cada vez más a escala industrial, principalmente en interiores y con la participación de grupos delictivos organizados. Europa sigue siendo el segundo mercado más importante de cocaína del mundo. Se ha registrado una diversificación de las rutas de tráfico de cocaína en Europa y ha aumentado el tráfico a través de África del Norte. El volumen de la cocaína incautada por las autoridades aduaneras de Europa oriental aumentó espectacularmente en 2010. Sigue preocupando a la Junta la variedad de las sustancias objeto de uso indebido en Europa, que continúa aumentando. Los resultados de una encuesta realizada en 2011 entre jóvenes europeos de 15 a 24 años de edad pusieron de manifiesto que el 5% de los encuestados había consumido sustancias no sujetas a fiscalización. En 2010, se detectó una cantidad sin precedentes de nuevas sustancias, muchas de ellas no sujetas a fiscalización internacional. La proporción más importante del mercado mundial de opiáceos corresponde a Europa, y el consumo de heroína es el mayor problema de drogas en el continente europeo en términos de morbilidad y mortalidad.

Asia occidental sigue siendo el epicentro del cultivo ilícito de la adormidera y en 2011 se registraron importantes aumentos de la producción de opio. La propagación del cultivo de adormidera en las provincias del Afganistán, junto con el considerable aumento del precio del opio a pie de plantación y las reducciones previstas en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad podrían dar lugar a un aumento incluso mayor de la producción, a partir de 2011. Esta situación es motivo de profunda preocupación para la Junta, en particular al ocurrir en una región aquejada ya por unos niveles de uso indebido de opiáceos que figuran entre los más elevados del mundo.

El tráfico de cocaína desde América del Sur a través de África hasta Europa se ha tornado en una amenaza grave en los últimos años. África occidental sigue siendo utilizada para el tráfico de cocaína y los narcotraficantes recurren con creciente frecuencia a la utilización de contenedores de carga marítima y aeronaves comerciales para introducir cocaína de contrabando en la región. La heroína entra en el continente por África oriental y se pasa de contrabando a Europa y otras regiones, bien directamente o a través de África occidental. En 2011, se practicaron incautaciones de heroína sin precedentes en Kenia y la República Unida de Tanzanía. Preocupa en particular a la Junta el hecho de que la creciente corriente de heroína que entra en África haya dado lugar a un aumento del uso indebido de drogas en toda la región, especialmente en África oriental y África meridional.

Material relacionado

Informe 2011 de la Junta Internacional de Fiscalización de estupefacientes ( españolinglés)

Press kit Global 2011 ( españolinglésportugués)

Referencias a Argentina ( español, inglés)

Referencias a Brasil ( español, inglés, portugués)

Referencias a Chile ( españolinglés)

Referencias a Paraguay ( españolinglés)

Referencias a Uruguay ( españolinglés)

Todas las noticias