Brasil se compromete con alimentar base de datos de la UNODC de decisiones judiciales sobre trata de personas

15 de mayo 2012 - Hace exactamente un año, una acción del Grupo Especial de Represión de Estupefacientes (Genarc), de la Comisaría de Policía de Investigación de Infracciones (Depai) y de la Comisaría de Protección del Niño y del Adolescente (DPCA) detuvieron a Josiel Paulista Vieira, conocido como "Madam Erica". Vieira es sospechoso de participar en una red de tráfico de travestis desde los estados de Pará y Maranhão, región norte de Brasil, para Anápolis, en la región centro-oeste del país. En noviembre de 2011, un joven víctima de la supuesta red dijo que fue atraído por la red bajo la promesa de remodelar el cuerpo, a través de la aplicación de silicona y megahair (procedimiento para alargar el cabello).

Casos como este son cada vez más comunes en Brasil y en todo el mundo. Estimaciones de UNODC dan cuenta de que la trata de personas genera lucros de USD $ 32 mil millones y que existen más de 2,4 millones de víctimas de este delito. Sólo en América Latina, este número se estima en 700.000 víctimas.
Brasil es un país de origen, tránsito y destino de víctimas. Los estados más afectados por el tráfico internacional de personas son Goiás, Minas Gerais, Pernambuco, Río de Janeiro y Sao Paulo. La trata dentro del país también es preocupante. Se estima que existan 41 rutas para el tráfico de seres humanos.
Los datos del 2002, pero ponen de manifiesto que el delito de la trata de personas puede estar presente en todo el país y que puede tener números más elevados de lo que se sabe.

Considerado como una forma moderna de delincuencia - el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, fue adoptado en 2000 - uno de los mayores desafíos en la lucha contra la trata de personas es el enjuiciamiento y condena de los delincuentes.

Aunque la mayoría de los países han criminalizado las principales formas de la trata de personas, el uso de estas leyes para perseguir y condenar a los traficantes es aún limitado. En 2009, el Informe Global sobre la Trata de Personas reveló que dos de cada cinco países encuestados nunca habían registrado una sola por el delito de trata de personas.

Con el objetivo de contribuir a la lucha contra la trata de personas en el ámbito penal, la UNODC, en colaboración con el Consejo Nacional de Justicia de Brasil y la Secretaría Nacional de Justicia, anunció la intención de alimentar la base de datos de jurisprudencia ( Case Law Database) con decisiones brasileñas relativas a la trata. Lanzada en octubre de 2011, la Base de Datos de Jurisprudencia es una iniciativa en línea de la UNODC para construir una base de datos mundial de decisiones judiciales sobre la trata de personas.

La base de datos contiene información sobre la nacionalidad de las víctimas y de los delincuentes, las rutas de tráfico, las decisiones judiciales y otras informaciones sobre esos tipos de casos en todo el mundo. El objetivo es que jueces, abogados, legisladores, investigadores y actores que lidian con el tema tengan acceso a la información acerca de cómo las leyes se pueden utilizar para procesar los casos de trata de personas.

La expectativa es que hasta fines de 2012, por lo menos 50 fallos de los tribunales brasileños sobre el tema estén disponibles en la Base de Datos de Jurisprudencia sobre Trata de Personas de la UNODC.

El anuncio fue hecho durante el Simposio Internacional de Lucha contra la Trata de Personas, realizado en Goiânia, los días 14 y 15 de mayo. El encuentro, organizado por el Consejo Nacional de Justicia y el Tribunal de Justicia de Goiás reúne a autoridades brasileñas e internacionales que trabajan en la prevención, represión y atención a las víctimas de la trata para discutir temas específicos entre los agentes que se ocupan de este problema. El simposio también pretende aumentar la concienciación sobre la gravedad de este delito global.

Durante el evento, el representante regional de la UNODC, Bo Mathiasen, hizo hincapié en la importancia de contar con una base jurídica para la lucha contra la trata de personas. "Sabemos que la trata de personas es una de las formas más crueles de la delincuencia organizada y no es posible avanzar sin una base legal sólida y completa, que proporcione las herramientas necesarias para sancionar rigurosamente toda la cadena de delincuentes involucrados. Sólo se puede hacer frente a la delincuencia organizada transnacional si los criminales tienen la percepción de que el riesgo de ser castigado de hecho existe", dijo Mathiasen.

La UNODC es el organismo encargado de apoyar a los países en el cumplimiento del Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente mujeres y niños y por la construcción de una respuesta global a este tipo crimen. La UNODC trabaja para proporcionar asistencia técnica a los Estados miembros en cuatro áreas clave - para prevenir la trata de personas, proteger a las víctimas, para garantizar el enjuiciamiento penal de los delincuentes y la cooperación internacional para enfrentar el tema.

Desde 2006, la UNODC brinda cooperación técnica a Brasil en el campo de la lucha contra la trata de personas. Brasil cuenta con una Red de Lucha contra la Trata de Personas formada por diversos organismos de nivel federal, estatal, legislativo y judicial, además de fiscales públicos y la sociedad civil, coordinada por el Ministerio de Justicia. Actualmente, esta red cuenta con seis puestos de avanzados para combatir la trata de personas y 15 núcleos, responsables de identificar, asistir y acoger a las posibles víctimas de la trata de personas.

Todas las noticias