Menos armas, menos violencia. Argentina avanza en la detrucción de armas de fuego

16 de mayo de 2012 - Menos armas, menos violencia. En Argentina, un programa nacional ha impulsado la destrucción de armas de fuego en manos de civiles. La entrega de los armas es voluntaria y como contrapartida se destinan incentivos financieros. El objetivo es el de reducir el circulante de armas en manos de civiles y contribuir en la construcción de una sociedad menos violenta. Según datos oficiales, el 65% de los homicidios dolosos en Argentina resulta de conflictos interpersonales en los cuales una de las partes posee un arma.

Cuando se trata de autodefensa, el problema es otro. "El 90% de las veces que un ciudadano intenta defenderse empuñando un arma, el que termina herido es el asaltado y no el asaltante, que siempre tiene mayor convicción para disparar y mayor pericia para hacerlo", dijo ministro de Justicia y Derechos Humanos de Argentina, Julio Alak.

Como parte del Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego, el pasado 5 de mayo, el Registro Nacional de Armas y Explosivos de Argentina, RENAR, procedió a la destrucción de 10.745 armas de fuego en la ciudad de Campana, provincia de Buenos Aires. "El proceso de destrucción es sólo una fase de una política cuyo eje central se basa en la prevención, que se concreta en el momento mismo de la entrega, pero que en verdad se inicia en la faz educativa", dijo Matías Molle, titular del RENAR.

La destrucción de armas de fuego en Argentina ha sido adoptada como política de Estado para reducir la violencia armada en el país. Desde que el programa se puso en marcha, en 2007, 160.531 armas han sido sacadas de circulación en Argentina.

El programa consiste en la entrega voluntaria y anónima de armas de fuego y municiones a cambio de un incentivo que varía entre los USD 45 y USD$ 140, según el tipo y el calibre del arma entregada.

El método utilizado para la destrucción se realiza en dos etapas: la primera es de trituración de esas armas y luego el de fundición, mediante la utilización de un horno de alta temperatura.

Todas las actividades del programa son acompañadas por la Red Argentina para el Desarme y familiares de victimas que apoyan la iniciativa. "Acompañamos decididamente esta política porque queremos colaborar en la construcción de una sociedad pacífica y sin armas. Como entidad civil y miembro permanente de la Red Argentina Para el Desarme, participamos para garantizarle a todas aquellas personas que entregan las armas, que las mismas son efectivamente destruidas", afirmó Adrián Marcenac, de la Fundación Alfredo Marcenac.

El Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego en Argentina se insiere en un contexto global de implementación del Protocolo contra la fabricación y el tráfico ilícitos de armas de fuego, sus piezas y componentes y municiones, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. Dicho Protocolo, en su articulo 6, invita a los Estados Partes a adoptar, de conformidad con su ordenamiento jurídico interno, las medidas necesarias para impedir que las armas de fuego, sus piezas, componentes y municiones caigan en manos de personas no autorizadas, en particular mediante la incautación y destrucción de las mismas.

El objetivo es el de desarmar a la población civil y fortalecer la lucha contra el tráfico de armas, evitando su posible deviación hacia el crimen organizado.

Actualmente, la UNODC desarrolla, en diversos países de América Latina, el Caribe y África el proyecto "La lucha contra el tráfico ilícito transnacional de armas de fuego mediante la aplicación de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y su Protocolo sobre Armas de Fuego".

Financiado por la Unión Europea, el proyecto busca apoyar a los países en la prevención y el combate al tráfico ilícito transnacional de armas de fuego a través de la ratificación e implementación del protocolo sobre armas de fuego; apoyar el establecimiento de legislación y de procedimientos nacionales eficaces de registro y de control de armas; promover la cooperación judicial para la prevención, investigación y enjuiciamiento del tráfico de armas de fuego y delitos conexos; además de aumentar la conciencia y el conocimiento acerca de ese delito transnacional y a hacer frente a la violencia urbana y sus vínculos con la delincuencia organizada transnacional.

Con informaciones del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina

Todas las noticias