Talleres de fotografía en cárceles abren diálogo sobre derechos humanos, género, salud y violencia en el sistema penitenciario

Reclusos de la Prisión Central de Porto Alegre aprenden a utilizar las cámaras

Porto Alegre, 2 de octubre de 2013 - "Me sentí como si estuviese suelta", dijo una joven embarazada, detenida en la Penitenciaria Femenina Madre Pelletier, al final del primer día de un taller de fotografía realizada en el lugar por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en colaboración con el Ministerio de Salud y el Senac /RS, y con el apoyo de la Delegación de la Unión Europea en Brasil.

Los otros 13 participantes del taller - entre ellos prisioneras y trabajadores de las áreas de salud, administración, seguridad y asistencia social de la prisión - estaban de acuerdo con esa impresión. Vida, solidaridad, conocimiento, libertad, diversión, creatividad e inspiración fueron algunas de las palabras elegidas por el grupo para representar aquel día.

El taller de fotografía en la Penitenciaria Madre Pelletier fue sólo la primera actividad de un nuevo proyecto de la Oficina de Enlace y Partenariado de la UNODC en Brasil, que tiene como objetivo desarrollar una metodología para la formación y la sensibilización en materia de derechos humanos en el sistema penitenciario. La propuesta es usar imágenes que retraten situaciones de vulnerabilidad relacionadas con la promoción y/o violación de los derechos humanos en la vida diaria de las cárceles para promover una discusión sobre el tema, centrándose en las cuestiones de género, violencia y salud, especialmente la prevención del SIDA, las hepatitis virales y la tuberculosis.

Prisionera fotografía la maternidad de la prisión femenina

Para eso, el proyecto se inicia con un taller de fotografía de dos días, en el cual los participantes tienen la oportunidad de expresar sus puntos de vista acerca del entorno penitenciario, a través de la captura de imágenes que representen las percepciones y los sentimientos de los que viven el día a día de las prisiones brasileñas. Las actividades envuelven presos y profesionales que trabajan en las cárceles, para promover el intercambio de experiencias entre estos dos grupos que comparten espacios internos diarios específicos, pero con perspectivas y papeles radicalmente diferentes.

En el primer día del taller, los participantes aprenden fundamentos básicos de fotografía y reciben cámaras digitales para registrar cualquier lugar, objeto o persona que tenga un significado para ellos dentro de los entornos en que viven, trabajan y circulan. "Las fotos sirven para mostrarnos nuestros sentimientos, nuestras alegrías y tristezas, registrar fotos que muestran eses nuestros momentos. La mayoría de las fotos tomadas hoy aquí es feliz, no parece una prisión", dijo otra presa del Madre Pelletier, también embarazada. En el segundo día del taller, los participantes analizan y seleccionan sus fotos.

Recluso retrata su lugar de trabajo en el área administrativa de la prisión

Además de la cárcel femenina, la Prisión Central de Porto Alegre también recibió los primeros talleres de fotografía, realizados entre finales de agosto y principios de septiembre. En la Prisión Central, los participantes se dividieron en dos grupos: uno de empleados y otro de prisioneros, entre ellos un representante del ala específica para gays y travestis. Al final del primer día, uno de los prisioneros destacó el aspecto lúdico del taller: "Tenemos hábitos diarios muy estrictos, el taller rompió la rutina".

Las imágenes producidas por los participantes se utilizarán en la segunda etapa del proyecto, que comenzó esa semana en las dos cárceles de Porto Alegre, en el sur de Brasil. En otra reunión de dos días con los participantes, se realiza un debate sobre derechos humanos tomando como punto de partida las fotografías seleccionadas, que sirven para abrir un diálogo sobre las relaciones y las percepciones entre personas privadas de libertad y profesionales penitenciarios, abarcando conceptos y directrices acerca de género, vulnerabilidades, promoción de la salud, prevención de violencia y enfermedades.

Dentista fotografía la zona exterior de los pabellones de la P risión Central de Porto Alegre, en el sur de Brasil

Además, la colección de fotografías resultante de los talleres podrá ser expuesta en exhibiciones en las prisiones participantes. La UNODC también espera llevar el proyecto a cárceles de otros estados de Brasil.

En el ámbito del Ministerio de Salud, la realización de los talleres tiene apoyo del Departamento de Enfermedades Sexualmente Transmisibles (ETS), SIDA y Hepatitis Virales, del Programa Nacional para el Control de la Tuberculosis y de la Área Técnica de Salud en el Sistema Penitenciario.

La iniciativa también tiene una asociación con el Centro de Educación Profesional del SENAC/RS, la SUSEPE y el Programa Municipal de ETS/SIDA.

Esta acción también se incluye en el Plan Integrado de las Naciones Unidas para el afrontamiento de la epidemia del VIH/SIDA en la ciudad de Porto Alegre - AIDS Tchê.

Información relacionada:

Guía sobre género, VIH/SIDA, coinfecciones en el sistema carcelario (em portugués)

Todas las historias