UNODC entra en la lucha contra el abuso infantil en la Internet

abuso de crianças online

Viena, 10 de octubre de 2013 - Un grupo de expertos se reunió en Viena a fines de septiembre para examinar los efectos de las nuevas tecnologías de información sobre el abuso y la explotación de los niños, así como medidas que han demostrado ser eficaces en la lucha contra ellos. El encuentro reunió expertos de los campos de aplicación de la ley, investigación, industria y academia.

La explotación en línea de los niños es una preocupación internacional cada vez mayor, con los avances en la tecnología facilitando su abuso. Los precios bajos de dispositivos de tecnología de información y comunicación y el fácil acceso a la Internet permiten que los agresores sexuales tengan un acceso sin precedentes a materiales y a una comunidad en línea para afirmar su comportamiento abusivo y explorador.

Además, los niños y los jóvenes están adoptando nuevas tecnologías más temprano y con más frecuencia, y sin darse cuenta se exponen a predadores en línea  a un ritmo sin precedentes. El abuso sexual para fines privados y comerciales, la trata de niños y el grooming y bullying en líena son sólo algunos de los riesgos que la era digital ha traído a los niños de todo el mundo.

"La explotación sexual de los niños no es un fenómeno nuevo, pero la era digital ha exacerbado este problema dejando los niños más vulnerables", dijo el Director Ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Yury Fedotov. Aunque los avances de las tecnologías de información y comunicación no necesariamente dan lugar a formas totalmente nuevas de abuso de menores, en algunos casos ellas han cambiado la naturaleza y la dimensión de la explotación.

A través del internet, los predadores en línea  pueden tener acceso a los niños más rápido y en volúmenes más altos, con salas de chat, correo electrónico, juegos en línea  y sitios de redes sociales para encontrar a las víctimas. El ciberespacio también ha reducido significativamente el riesgo y ha aumentado la capacidad de los delincuentes para acceder material de abuso sexual infantil. "Antes de la Internet, se consideraba que un criminoso tenía una gran colección con 150 imágenes de niños; hoy una colección de 150.000 imágenes es bastante estándar, y una colección de 1,5 millones de imágenes no es algo desconocido", dijo Joe Sullivan, un psicólogo forense que trabaja con abusadores sexuales de niños.

Nuevas formas de explotación también se están desarrollando con fácil accesibilidad: la pornografía infantil hecha a medida es un ejemplo, en lo cual los delincuentes solicitan materiales según sus especificaciones, como la edad y la raza de las víctimas, la naturaleza de la conducta sexual, el escenario y la trama de la fantasía.

Varios factores hacen que los niños sean más vulnerables al abuso infantil en línea : el género desempeña un papel importante con la mayoría de las víctimas siendo niñas, mientras la raza y el origen étnico, la situación socioeconómico, la edad y el comportamiento de riesgo típico de la adolescencia hacen algunos niños más vulnerables que otros.

Pero la modernidad es el principal culpable. "Antes, los niños vulnerables tenían padres que actuaban como una barrera contra las personas con quien ellos tuvieron contacto, ahora esto es pasado", dijo Michael Moran, Director Adjunto de Trata de Personas y Explotación Infantil en INTERPOL.

El ambiente globalizado y anónimo del ciberespacio también ayuda los predadores a escapar de nuevas maneras, y una multitud de desafíos técnicos comprometen la capacidad del gobierno para identificar y resolver los delitos de explotación infantil. Redes criminales organizadas también exploran el espacio vacío, aprovechando la pornografía infantil comercial y el mercado de trata de niños para explotación sexual.

En general, la falta de una legislación adecuada y coherente entre los países es un obstáculo para el éxito de las investigaciones y actuaciones judiciales. Los estados individuales varían considerablemente en sus definiciones de las diversas formas de abuso y explotación, y con frecuencia no pueden moverse suficientemente rápido para promulgar leyes que acompañen  el ritmo de la tecnología.

Pero la tecnología también presenta oportunidades y puede ofrecer soluciones a la policía y los gobiernos para combatir el problema. "La Internet ha sido una buena cosa para la policía, trayendo todo esto a la superficie. Ahora podemos identificar y localizar los criminosos", dijo Jonathan Rouse, Detective-Inspector de la Policía de Queensland, en Australia, donde comanda un grupo de trabajo sobre delitos contra niños facilitados por ordenador.

Las innovaciones en métodos y técnicas, como bases de datos de identificación de víctimas y análisis de datos, también mejoran los procesos para avanzar en las investigaciones forenses.

Los expertos concuerdan que una mejor educación y sensibilización son esenciales para proteger a los niños. "No vamos salir de este problema sólo a través de procesos penales", dijo Rouse. Los padres deben trabajar para superar la brecha digital generacional y tener un interés especial en la tecnología que le dan a sus hijos, educando a ellos sobre el uso seguro y potenciales ramificaciones del comportamiento en línea descuidado. "Los padres y educadores precisan saber cómo funcionan los abusadores", dijo Dr. Sullivan. "A menudo se sorprenden con cómo los criminales son sofisticados, y con los niveles de manipulación que empeñan para tener acceso a los niños."

"La UNODC está en una posición única para ayudar a los países a combatir este problema en nivel global", dijo Fedotov. "Podemos alentar a la cooperación eficaz entre los países en las investigaciones, y apoyar los esfuerzos mundiales de sensibilización para educar a padres y a niños sobre el uso seguro de tecnologías de información y comunicación. Sin embargo, todos debemos hacer nuestra parte, incluido el sector privado, que la principal fuerza detrás de los avances tecnológicos".

Información relacionada (em inglês)

UNODC contra la ciberdelincuencia

Trabajo por la justica penal de UNODC en los niños

Todas las historias