Familias brasileñas participan de ceremonia de graduación al final de proyecto para prevenir el uso de drogas

Las familias y los profesionales durante la graduación

Brasília, 5 de noviembre de 2013 - La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) concluyó ayer un proyecto piloto para la prevención del uso de drogas basado en el fortalecimiento de relaciones entre familias con niños de dos a cinco años de edad.

Entre padres, tíos, abuelos, niños y los equipos encargados de la implementación del proyecto en el Distrito Federal de Brasil, cientos de personas llenaron el centro cultural Tagua Parque, en Taguatinga, para la ceremonia de graduación celebrada en la noche del lunes.

Ana Paula estaba allí con sus cuatro hijos: Vitória, de seis años, Ludmila, de cuatro; Daniel, de tres; y Alexandre, a punto de cumplir un año de edad. "El pequeño fue lo que más se destacó. No estaba tímido, jugó mucho", dijo ella, acerca de los encuentros semanales de los cuales ha participado con sus niños en los últimos dos meses, en el Centro de Referencia de Asistencia Social (CRAS) que sirve a la comunidad de Samambaia.

Ana Paula y sus hijos reciben un certificado de Saidel 

Durante los encuentros, los participantes hicieron una comida juntos y realizaron varias actividades. Estimulando la interacción entre padres e hijos y también entre familias de una misma comunidad, el proyecto trató de fortalecer las relaciones familiares para promover el desarrollo de los niños y prevenir comportamientos de riesgo más allá en sus vidas, tales como el abuso de drogas y la violencia. Las sesiones también abordaron el tema del abuso de drogas y fueron conducidas por una equipe de asistentes sociales, maestros y miembros de las propias comunidades.

Ana Paula se enteró del proyecto por una de sus hermanas y no perdió ninguno de los ocho encuentros realizados. "Más allá de mis dos hermanas, que también participaron del proyecto, yo no conocía nadie, fue agradable hacer nuevos amigos. Me fui sin saber nada, pensé que era una fiesta, pero luego vi que era como una lección para los niños: ellos llenaron globos, hicieron collares, pintaron, dibujaron", dijo ella.

Silvana también participó de los encuentros en el CRAS Samambaia con sus hijos. "Yo aprendí mucho en estos meses en que conviví con varias familias, cada una con su historia de vida. Todas las personas que vienen aquí tienen grandes problemas, pero hay gente que viene aquí con problemas mucho más grandes que los nuestros", dijo al recibir su certificado. "Estoy muy feliz de haber participado y aprendido los valores de la familia".

Las familias de Ana Paula y Silvana estaban entre las 59 que participaron de la graduación, incluyendo participantes de los CRAS que sirven las comunidades Estrutural y Sol Nascente, además de Samambaia. El CRAS que sirve la  comunidad Planaltina también implementó el proyecto hasta finales de octubre, con otras 19 familias recibiendo certificados de participación. Para recibir el certificado, las familias tuvieron que participar de por lo menos seis de los ocho encuentros realizados.

Resultados concretos y continuidad

Franzini anuncia nueva formación de entrenadores para el 2014

El proyecto piloto es el resultado de una colaboración entre la UNODC, la Secretaría Nacional de Políticas sobre Drogas (Senad), la Secretaría de Estado de Justicia (Sejus) y la Secretaría de Estado de Desarrollo Social y Transferencia de Ingresos (Sedest) del Distrito Federal. El Secretario de la Sedest, Daniel Saidel, estuvo en la graduación ayer junto al Subsecretario de Políticas sobre Drogas de la Sejus, Leonardo Moreira, y la Asesora Técnica de la Senad, Naiá Brillinger.

El representante de la Oficina de Enlace y Partenariado de la UNODC en Brasil, Rafael Franzini, también participó en la entrega de los certificados: "Cuando llegamos aquí y vemos las familias y las comunidades que se benefician de nuestro trabajo, ahí es cuando vemos que vale la pena hacer eso. La UNODC realizará otra capacitación de entrenadores en 2014, para que se pueda replicar la metodología del proyecto piloto".

La Subsecretaria de Asistencia Social de la Sedest, Adriana Carvalho, dijo que ha recibido una respuesta muy positiva por parte de los profesionales que han implementado el proyecto en los CRAS: "Finalmente lograron alcanzar algunas familias que estaban tratando de alcanzar durante mucho tiempo, pero sin éxito". Según ella, los equipos se mostraron muy satisfechos por  la obtención de resultados más concretos y con mayor rapidez de lo que estaban logrando con otras metodologías.

"El trabajo con las familias es muy complejo, pero la metodología de este proyecto tiene una base académico bien estructurada. Los profesionales se sintieron muy valorados por recibir capacitación en algo que se ha demostrado científicamente y muestra resultados en la práctica. El más importante al final de todo fue el empoderamiento que observamos, en las manos de los padres y jefes de familia participantes y también en las manos de los profesionales que implementaron las actividades ", dijo Carvalho.

La metodología del proyecto ya fue implementada por la UNODC como parte del programa global Family Skills (Habilidades para la vida, en traducción libre), que ha logrado alcanzar más de 5.000 familias en casi 20 países. Evaluaciones indican que cerca de 80% de las familias participan de todos los encuentros y mantienen contacto con otras familias al final del proyecto. Resultados como el incremento de sociabilidad, la mejora en el rendimiento escolar de los niños y más involucramiento de los padres en las escuelas, más allá de la reducción de los conflictos, comportamientos agresivos y ansiedad también fueron observados.

Informaciones relacionadas:

Programas de capacitación de habilidades  familiares para la prevención del abuso de drogas (em inglés)

Familias brasileñas participan en el primer día de actividades del proyecto piloto de la UNODC para prevenir el uso de drogas (en portugués, ingles e español)

Todas las historias