Paraguay busca elaborar un plan para asistir a los reclusos

Asunción, 15 de enero de 2014 - La preocupante situación en las cárceles de Paraguay fue el tema que motivó a un grupo multisectorial a un primer encuentro la semana pasada, a fin de analizar e intercambiar ideas que puedan orientar a la elaboración de un Plan Nacional  de asistencia integral a los internos.

Un segundo taller será realizado hoy, con la primera propuesta que será arrimada por los expertos para someter a un exhaustico análisis y acordar un plan común, que sería una propuesta de solución a la problemática que afecta a los  internos. El objetivo es lograr, mediante tratamiento médico y sicológico, la efectiva rehabilitación y reinserción social de los internos.

Según los últimos datos, en Paraguay existen 9.400 internos, recluidos en 17 penitenciarias en pésimas condiciones, debido al hacinamiento, falta de asistencia médica y tratamiento sicológico, sumado a todo el alto consumo de drogas y alcohol, factores que influyen en la difícil tarea de rehabilitación y reinserción a la sociedad.

El primer taller se realizó el 6 de enero en el Centro de Adicciones, con apoyo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) dentro del programa de Fortalecimiento del Estado de Derecho, la Seguridad y la Justicia en Paraguay, y reunió a representantes expertos en distintas disciplinas de los Ministerios de Justicia y Derechos Humanos, de Salud Pública, la Corte Suprema de Justicia y de la organización no gubernamental, Altervida.

La primera reunión sirvió para intercambiar experiencias, donde cada participante expuso la necesidad de conformar grupos de trabajo entre los distintos sectores del Estado y  organizaciones civiles.

"Se necesita un trabajo en equipo que comparta la información", dijo Mari Olmedo, especialista en Salud Mental de Control de Adicciones. Destacó además la necesidad de un plan nacional para sistematizar la información y ayudar a los internos, que hoy en día son considerados como un "despojo humano", afirmó.

En tanto que Osvaldo Benítez, director general del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos consideró que el sistema penitenciario en Paraguay está colapsado y que no existe un plan para la rehabilitación y reinserción social de los internos. 

Un solo ejemplo es la cárcel de Tacumbú de Asunción, con capacidad para 2.500 reclusos, pero en la actualidad allí conviven 3.700 personas, entre condenados y no condenados, a la espera de un juicio, mientras otros abandonados a su suerte, sin siquiera contar con un defensor público.

Todas las historias