Rani: una defensora inquebrantable del fin de la explotación y de la trata de personas

04 de enero 2011 - Con más de 2,4 millones de personas en cautiverio en todo el mundo, la trata de seres humanos se ha convertido en uno de los crímenes más graves de la actualidad, además de una preocupación social. Prácticamente todos los países del mundo se ven afectados por este delito, ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas.
En el sur de Asia, más de 150.000 personas son traficadas cada año para el comercio sexual, el trabajo forzoso, el matrimonio forzado o el tráfico de órganos, debido a las malas condiciones económicas que a menudo contribuyen a una mayor vulnerabilidad.
La UNODC en el sur de Asia ha entrevistado a Rani Kong, una sobreviviente de la trata de personas y fundadora de la Fundación Tronie para apoyar a los sobrevivientes de este delito. En los últimos 10 años, Rani ha compartido su historia en todo el mundo para inspirar a la gente y obtener apoyo para trabajar con sobrevivientes de la trata de personas. En 2002, su testimonio ante la Legislatura del Estado de Washington, en Estados Unidos, ayudó a aprobar una legislación contra la trata de personas. Recientemente, Rani asistió a la puesta en marcha del Fondo de las Naciones Unidas de Contribuciones Voluntarias para las Víctimas de la Trata de Personas.

Extractos de la entrevista:

UNODC: puede compartir con nosotros su historia personal y contarnos cómo esa experiencia la llevó a ayudar a los demás?
Rani Kong:
Nací y viví en el sur de la India con padres muy cariñosos. Sin embargo, al mismo tiempo que nuestra situación económica se deterioraba, la salud de mi padre también se deterioró. Entonces una mujer muy respetada en nuestro pueblo se ofreció a ayudar a mi padre, cuidando a uno de sus hijos. Ella dijo que me vestiría, alimentaría y educaría. Me fui a vivir con ella y su familia en la misma calle donde quedaba nuestra casa. Recuerdo que mis padres me visitaban y estaban felices de ver que estaba siendo bien cuidada. Pero un día, cuando me fueron a visitar, yo ya no estaba. Fui vendida a un hombre y la señora me dijo que él era mi amo. Yo sólo tenía siete años de edad. Cuando traté de protestar, me golpearon. Sufrí con el hambre y fue sometida a mucha crueldad. Yo, literalmente, vi a niños enjaulados que estaban siendo preparados para ser presentados. Acabaron con mi voluntad y dañaron mi espíritu. Sin embargo, aún querían sacarme provecho. Así que me pusieron para adopción internacional y fue entonces que mi vida cambió. Fui adoptada por una señora en los Estados Unidos. Irónicamente, mi decadencia se convirtió en mi pasaporte hacia la libertad.
En 1999, después de 21 años, regresé al país que más odiaba - Índia, para unas vacaciones cortas. Milagrosamente, en un hotel de turismo en el sur de la India, reencontré a mi madre biológica y sólo entonces supe que mis padres no tenían idea para donde me había ido ni por qué me había ido. Tras aquél encuentro, las pizas que faltaban se fueron uniendo y me di cuenta de lo que había pasado - había sido un víctima de la trata a los siete años de edad y vendida como esclava. La sensación fue horrible, me quedé atónita. Fue entonces cuando decidí que tenía que hacer algo para ayudar a estos niños y niñas inocentes y víctimas de trata con fines de trabajo forzoso.

UNODC: ¿Qué hace su organización, la Fundación Tronie?
Rani Kong:
Yo soy una sobreviviente de la trata de personas, y ayudé a crear esta fundación a partir de la compasión por las mujeres y las niñas explotadas y el deseo de alentar a los sobrevivientes a que tengan esperanza y libertad. Somos una de las pocas organizaciones conducidas por sobrevivientes de la trata que lucha contra ese tipo de esclavitud moderna de hoy. La fundación fue creada para defender los derechos humanos y la rehabilitación de los sobrevivientes de la trata. Viajo por el mundo capacitando a organizaciones no gubernamentales, a interlocutores gubernamentales, a estudiantes y a otras instituciones sobre los horrores de la trata de personas. Yo comparto mi historia con la gente donde quiera que vaya, para inspirar y alentar a que accionen. La Fundación busca alianzas con empresas que comparten preocupaciones sociales similares para difundir la causa y recaudar recursos.

UNODC: ¿Qué relación ve usted entre la trata de personas y el VIH / SIDA?
Rani Kong:
Mientras estaba en la India, visité uno de los distritos de luz roja en Mumbai. Conocí a una chica, con no más de 16 años de edad. Ella estaba acostada en una cama, en una casa de protección, y estaba muy enferma. Ella era VIH positivo y se estaba muriendo. Esa chica también fue una víctima de trata de personas y la habían vendido con el fin de explotación sexual en la prostitución en un barrio rojo. Eventualmente, ella fue infectada con el VIH / SIDA. Este es un elevado precio a pagar por una víctima de la trata de personas. A menudo las mujeres y las niñas que son vendidas y forzadas a realizar trabajos sexuales comerciales no están en posición de negociar relaciones sexuales seguras. Necesitamos educar a la gente acerca de los vínculos entre el tráfico de humanos y el VIH / SIDA.

UNODC: ¿Qué mensaje le dejaría a los otros actores involucrados en la lucha contra la trata de seres humanos?
Rani Kong:
Tenemos que darle esperanza e inspiración a las personas que son vendidas como esclavas y sometidas contra su voluntad. Tomando mi propio pasado traumático, que todavía me persigue, pienso que ningún niño puede ser privado de su libertad y dignidad. Todos esos niños inocentes que los venden como esclavos, cada niño que es objeto de la trata paga un precio demasiado alto y que no podemos permitir. Algunos dicen que soy la cara de la esclavitud - pero yo soy también el rostro de la esperanza y de la redención. En la Fundación Tronie estoy desarrollando un programa liderado de orientación tutoría para mujeres y niñas y niños dirigido por sobrevivientes de la trata. Todos tenemos que unir y convertirnos en su fuerza. Tenemos que levantar la voz y poner fin a la explotación.
Juntos podemos prevenir los delitos contra mujeres y niños y niñas vendidos para la explotación. Pido a los socios como las Naciones Unidas y su público a que se unan a mí, mientras llevo mi voz al mundo, a los millones de víctimas y sobrevivientes de la explotación, al mismo tiempo en que todos trabajamos juntos para llevar un mensaje global contra la trata de personas.

***

Nota:
En un intento por ayudar a las víctimas de la trata de personas, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, puso en marcha, en noviembre de 2010, el Fondo de Contribuciones Voluntarias para las Víctimas de la Trata de Personas. El Fondo Fiduciario es uno de los elementos más importantes del nuevo Plan de Acción de las Naciones Unidas de Lucha contra la Trata de Personas, adoptado por la Asamblea General en julio de 2010. El fondo proporcionará ayuda humanitaria, jurídica y económica a las víctimas de la trata de seres humanos con el aumentar el número de víctimas que son rescatadas y que reciben apoyo, y ampliar el alcance de la atención que reciben. La UNODC administrará el fondo, con el asesoramiento de la Junta de Concejales designados por el Secretario General, de conformidad con los reglamentos financieros y normas de las Naciones Unidas y las políticas y procedimientos promulgados por el Secretario General.

Información relacionada:

Fondo Voluntario de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Trata de Personas

UNODC y la Trata de Seres Humanos

Campaña Corazón Azul

Fundación Tronie

Histórias relacionadas

Publicações Relacionadas

 

Todas las noticias