Combate a la corrupción en Brasil depende de más agilidad en el rito procesual, afirma Jorge Hage en entrevista a la UNODC

09 de febrero de 2011 - Reconducido al cargo por la presidente Dilma Rousseff, el ministro jefe de la Contraloría General de la Unión, Jorge Hage, dice que Brasil ha avanzado muy significativamente en el combate a la corrupción, pero alerta que todavía hay mucho que hacer en el país. En entrevista al UNODC, Hage defendió la aprobación de reformas estructurales y más agilidad en el rito procesual como forma de combatir la corrupción en el país. "Los corruptos, o 'criminales de cuello blanco' - como decimos en Brasil - solo van a ser presos después de una amplia reforma de las leyes procesuales brasileñas, además de un entendimiento jurisprudencial del STF", afirma Hage.

¿Cuál es el balance que usted hace de su gestión durante el Gobierno Lula?
El balance es extremamente positivo. Este gobierno actuó en todas las frentes en la prevención y en el combate a la corrupción, utilizando todo el menú recomendado por los organismos internacionales y sus convenciones que tratan del asunto. Para citar algunos ejemplos, pues no es posible agotar, en este espacio, todas las iniciativas tomadas, criamos el Portal de la Transparencia (Portal da Trasparência), uno de los más completos del mundo en su género, premiado muchas veces, incluso por la ONU, y copiado por varios países; criamos el programa Ojo en el Dinero Público (Olho Vivo no Dinheiro Público), que ha fomentado el control social sobre las cuentas públicas; expulsamos del servicio público, hasta diciembre de 2010, casi tres mil servidores, la mayoría de ellos por práctica de actos ligados a la corrupción; proponemos al Congreso Nacional algunas medidas de mucha importancia para el perfeccionamiento del marco legal en esa área. Los órganos encargados de la investigación y control sobre la aplicación de recursos públicos han actuado de forma articulada, sobretodo la Contraloría-General de la Unión, la Policía Federal e el Ministerio Público, con operaciones conjuntas en la desarticulación de antiguos esquemas organizados para desviar recursos públicos en todo país.

¿E ahora, en el Gobierno Dilma? Cuales son las prioridades de la CGU en ese momento?
La presidente Dilma, que siempre ha acompañado el trabajo de la CGU, ya nos dijo que su intención es de no apenas dar seguimiento a lo que ya ha sido hecho y profundizar la lucha contra la corrupción y tomar nuevas iniciativas. En su discurso de tomada de posesión, ella afirmó textualmente que "la corrupción será combatida permanentemente, y los órganos de control e investigación tendrán todo mi respaldo para aturaren con firmeza y autonomía". En la primera reunión ministerial dijo que, para ella, eficiencia y conducta ética son faces de la misma moneda, o sea, no hay gestión realmente eficiente si no es rigorosa en el campo ético.

¿Qué el Gobierno Federal piensa hacer para avanzar en la gestión de Estados e Municipios?

Esa es una cuestión más delicada, pues, en Brasil, la autonomía administrativa de Estados y Municipios, expresada en la Constitución Federal, impide que la Unión fiscalice la aplicación de recursos propios de esos entes federativos. Con el Programa de Fiscalización por Sorteos, creado por la CGU en 2003, hemos profundizado la fiscalización sobre la aplicación de recursos federales repasados a Estados y Municipios. Creamos el programa Fortalecimiento de la Gestión Municipal (Fortalecimento da Gestão Municipal), con el cual ya hemos llevado capacitación para más de mil pequeños y medios municipios, donde los problemas encontrados en las fiscalizaciones de la CGU no configuran como desvíos dolosos, pero falta de preparación administrativa. Hemos, además, apoyado técnicamente Estados y Municipios en la implantación de sus respectivos portales de transparencia. Y pretendemos avanzar mucho más en nuestra interacción con esos entes, pues no nos interesa que apenas el Gobierno Federal avance en la prevención y en el combate a las prácticas corruptas.

¿La Contraloría General de la Unión crió el registro de las empresas no cumplidoras. Cuál ha sido el resultado de ese registro?
El Registro Nacional de las Empresas no Cumplidoras y Suspensas (Cadastro Nacional das Empresas Inidôneas e Suspensas -Ceis) fue creado en diciembre de 2009 y, con poco más de un año, ya tiene hoy casi cuatro mil empresas punidas después de descubiertas en sus prácticas de irregularidades en sus relaciones con el poder público. La creación del Ceis sucede a partir del entendimiento de que la corrupción casi siempre tiene dos lados - el corruptor y el corrompido- y no bastaba punir solamente el servidor público - el corrompido-, es preciso punir también la empresa corruptora. La idea del catastro es reunir, en un solo local de consulta, empresas punidas por diferentes órganos de la administración federal, estadual y municipal, además de los Poderes Ejecutivo, Legislativo e Judiciario, de manera a evitar que, por desconocimiento, los órganos públicos sigan contratando empresas declaradas como no cumplidoras por otro órgano. El catastro, que ya exhibe las relaciones de empresas punidas por innumerables órganos federales y también de muchos Estados y Municipios, ha atendido esa finalidad y va a ampliar su utilidad a la medida de que otros Estados y Municipios adhieran, enviando sus listas de empresas punidas.

En el final del año pasado, fue creado el 'Registro Positivo' (de cumplidores). ¿En que punto esta la creación de ese registro? ¿Cuál es su opinión sobre la creación de ese registro?
Esa es otra iniciativa importante del gobierno brasileño, porque, atendiendo a una nueva tendencia internacional, pretende atraer la iniciativa privada para el esfuerzo del combate a la corrupción y promoción de la ética en las relaciones entre los sectores público y privado. La iniciativa es todavía muy reciente, de diciembre de 2010, y estamos aún en la fase de montaje de los mecanismos del registro, como el comité de evaluación, la forma de análisis de los requisitos, etc.

¿Cuales usted considera como los principales mecanismos de control a la corrupción que han funcionado en Brasil?
Entiendo que el conjunto de iniciativas tomadas es lo que propicia el avanzo que hemos conseguido en la lucha contra la corrupción en Brasil. Eso porque las medidas se complementan, combinando prevención, control interno, fomento al control social y represión - con efectiva punición, por lo menos las que son legalmente aplicables en el plan administrativo.

Brasil ha avanzado mucho en el combate a la corrupción, pero ella aún está presente. En su opinión,  ¿cuales todavía son los principales desafíos de Brasil en el control de la corrupción?
La corrupción existe, en diferentes índices, en todos los países del mundo. Y el combate a ella debe ser diuturno, sin treguas. Aquí en Brasil, a pesar de lo mucho que ha sido hecho en los últimos años, todavía hay mucho que hacer. Entiendo que la principal traba a la punición de los corruptos resulta de nuestras leyes procesales, que permiten una infinidad de recursos, inviabilizando, en la práctica, la prisión de los criminales. Eso, junto al entendimiento de nuestros tribunales superiores, segundo el cual no se puede poner un reo en la cárcel antes de que la sentencia transite en juzgado, o sea, que se agoten todas las posibilidades de recurso, termina por diseminar la impunidad. Queda todavía una reforma política, la del financiamiento de campañas y partidos, la de las enmiendas parlamentares, entre otras. Y algunas cosas evolucionan solamente con la presión de la sociedad. El ejemplo de la Ley de la Ficha Limpia (Lei da Ficha Limpa) puede y debe multiplicarse, porque es muy importante que Brasil continúe avanzando en esa área. Hay que acordarse que el Gobierno encaminó importantes propuestas en esa área al Congreso, que todavía necesitan análisis, como la ley de acceso a la información pública,  que reglamenta el conflicto de intereses entre el público y el privado en la administración federal, y la que criminaliza el enriquecimiento ilícito.

¿En este año hubo una importante renovación del Congreso Nacional. Cuál es el papel de los parlamentares electos en relación al enfrentamiento de la Corrupción?
Existe una lista amplia de propuestas legislativas en tramitación en el Congreso, de grande importancia para la lucha contra la corrupción. Algunas de ellas ya han sido citadas en la respuesta anterior. Para empezar, creo que los parlamentares, tanto los nuevos como los que lograron renovar sus respectivos mandatos, contribuyeron  enormemente para que se agilizara el análisis de las propuestas, para transformarlas en ley lo más rápido posible.

¿Comparando Brasil con otros países, en que nivel usted cree que el país está en el enfrentamiento de la corrupción?
Voy a responder comentando un trecho de una investigación mundial divulgada por la Transparencia Internacional en diciembre y que muestra Brasil en el grupo de países menos castigados por la plaga del soborno: apenas 4% de los entrevistados ya han sido sometidos a eso en Brasil, índice igual al de Canadá y mejor que el de Estados Unidos y Unión Europea (5%). La media mundial fue 25%. Pero el ítem que la prensa brasileña más divulgó, en tono de crítica, fue el 54% de las respuestas que creen  que las medidas tomadas por el gobierno brasileño no son efectivas. Bueno: la misma tabella enseña que en los EE.UU ese porcentual es de 71%; en Canadá, 74%; en Alemania, 76%; y en Finlandia, 65%, todos mucho peores que Brasil. Por otro lado, en Azerbaiyán, solo 26% piensan así sobre las medidas de su gobierno; en Kenia, 30%; y en Uganda, 24%. ¿La tabella estaría invertida? No. Lo que pasa es que cuando una pregunta envuelve percepción, y no factos, la respuesta depende del nivel de información, de exigencia y del grado de consciencia crítica de la sociedad. O sea, Brasil está muy bien posicionado en el contexto mundial.

¿Cuál es la importancia de la cooperación internacional cuando el asunto es corrupción?
La cooperación internacional es fundamental para el combate a la corrupción en el mundo. Brasil tiene esa consciencia y por esa razón el país es signatario de las tres convenciones internacionales contra la corrupción: la de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la de la Organización de los Estados Americanos (OEA) e la de la Organización para Cooperación y Desarrollo Económico de Europa (OCDE). Solamente con articulación y cambio de experiencia entre las naciones, se podrá neutralizar el gran poder de fuego de la corrupción y de la delincuencia organizada, que se modernizan y se sofistican a cada día, utilizando, incluso, los más modernos recursos de la informática.

Sobre la penalización, ¿Cuándo usted cree que una persona famosa - político o empresario - cumplirá la pena de cárcel por acto de corrupción?
Los corruptos, o "criminosos de cuello blanco" (como decimos en Brasil), solo van a ser presos después de una amplia reforma de las leyes procesuales brasileñas, además del entendimiento jurisprudencial del Supremo Tribunal Federal, STF. Creo que tornar más ágil el rito procesual no significa suprimir derechos como la "presunción de inocencia". El banquero Bernard Madoff, por ejemplo, fue condenado a 150 años de prisión por una fraude financiera que causo prejuicio de billones de dólares. La sentencia ocurrió en menos de un año y fue dada por un tribunal de Nueva York, no fue siquiera por la Suprema Corte Americana. Y, por lo que sé, los Estados Unidos son una democracia e no un estado autoritario y policial.