Oficina de Enlace y Partenariado México LPO

 

Historia de UNODC

En 1990, la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el Programas de las Naciones Unidas para la Fiscalización Internacional de Drogas (PNUFID),  a fin de promover acciones en contra de la producción, tráfico y consumo ilícito de drogas. Posteriormente, en 1997 PNUFID junto con el Centro para la Prevención Internacional del Crimen constituyeron la Oficina de Naciones Unidas para el Control de las Drogas y la Prevención del Crimen (ODCCP). No fue hasta el 15 de marzo del 2004 que se constituyó una oficina con personalidad jurídica propia y con atribuciones legales. A través del boletín STSGB/2004/6, expedido por la Secretaría General de Naciones Unidas, se creó la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

Hoy en día la UNODC es una de las oficinas especializadas de las Naciones Unidas que tiene como objetivo  realizar trabajo de campo mediante programas integrales que sirven como núcleos nacionales o regionales, de acción y experiencia técnica. Aplicados, ya sea donde las amenazas del crimen, drogas y terrorismo son problemas severos, o bien donde alguno de estos problemas esté en crecimiento. En estrecha consulta con los países miembros de las Naciones Unidas, UNODC determina las prioridades de los programas integrales, lo que facilita la coalición de los Gobiernos con nuestro trabajo y promueve un fuerte sentimiento de apropiación y compromiso con la cooperación regional. Como resultado de este proceso, la estructura estratégica de UNODC puede responder a necesidades locales, ofreciendo paquetes de asistencia hechos a la medida, lo que mejora el impacto y la sostenibilidad de nuestros esfuerzos.

Historia de UNODC en México

En 1996 el Gobierno de México y los Gobiernos de Centroamérica, a través de sus embajadas acreditadas en México, celebraron un Memorando de Entendimiento mediante el cual se comprometieron a trabajar en conjunto con UNODC. Esto con el fin de enfrentar los problemas de drogas y delito de la región. El memorando fue el antecedente para que en el año de 2003 la UNODC y el Gobierno de México celebraran un Acuerdo de Sede para el establecimiento de la Oficina Regional para México y Centroamérica, con el fin de coordinar y supervisar las actividades de UNODC en esta región.  En este acuerdo el Gobierno de México reconoce la personalidad jurídica de la Oficina en México, así como sus privilegios e inmunidades. En el 2008  se firmó un Acuerdo de Cooperación que fortaleció aún más las relaciones entre UNODC y el Gobierno de México, a través del cual se establecieron las modalidades de cooperación entre ambos.

El 15 de octubre del 2012 se firmó un nuevo Acuerdo entre el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y las Naciones Unidas para generar una nueva forma de asociación y otorgar a la Oficina de UNODC en México funciones de una Oficina de Enlace y Partenariado, LPO por sus siglas en inglés. Esta nueva oficina desarrollará junto con el Estado mexicano operaciones y funciones de planificación estratégica, promoción de alianzas, Cooperación Sur-Sur, intercambio de información y conocimiento, así como análisis de tendencias. La fortalecida asociación entre México y la UNODC mantiene vigente el acuerdo del 2003.