La UNODC tiene como misión la búsqueda de un mundo más seguro, en paz y justo con el ser humano al centro de sus acciones. 

De esta manera, la Oficina trabaja para fortalecer esquemas de prevención del delito, establecer mecanismos para lograr una sociedad segura, fortalecer el estado de derecho y la impartición de justicia, promover sistemas de justicia penal estables y combatir las amenazas de la delincuencia organizada, la corrupción, el terrorismo y las drogas ilícitas. Asimismo, su labor se rige por dos ejes transversales: la protección de los derechos humanos y la equidad de género.

A fin de alcanzar sus objetivos, la Oficinas de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) desarrolla una amplia gama de iniciativas y programas, bajo tres pilares:

  1. Trabajo normativo a fin de brindar asistencia a los países en la ratificación y aplicación de los tratados internacionales y la elaboración de legislación nacional acorde.
  2. Proyectos de cooperación técnica para potenciar la capacidad de los Estados miembros en la lucha contra los problemas planteados por las drogas ilícitas, la delincuencia y el terrorismo.
  3. Investigación y análisis para aumentar el conocimiento y la comprensión de las cuestiones relativas a las drogas y a la delincuencia. Además de ampliar la base informativa para la adopción de decisiones de política y operacionales.

Comisiones

La Comisión de Estupefacientes y la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal son los dos órganos del Sistema de Naciones Unidas encargados de diseñar lineamientos y políticas que guían la acción internacional en los temas de drogas y delito. Ambas Comisiones constituyen los órganos de gobierno de la UNODC.