Lanzamiento del Informe Mundial Sobre las Drogas 2010

25 de junio 2010. En el marco del día Internacional de la Lucha Contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas ha sido lanzado el Informe Mundial Sobre las Drogas 2010 por parte de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC).

En este informe se estima que entre 155 y 250 millones de personas (3.5 a 5.7 % de la población entre los 15 y 64 años) son usaron de drogas ilícitas por lo menos una vez durante el 2008. Globalmente, los consumidores de marihuana conforman el mayor número de usuarios de drogas ilícitas (129 - 190 millones de personas), mientras que las anfetaminas se colocan como el segundo lugar, seguido por la cocaína y los opiatos.

Los mercados ilícitos globales de cocaína y opiatos representan dos de las mayores amenazas de nuestros tiempos en lo que se refiere a tráfico de drogas y crimen trasnacional.

La demanda de cocaína en los Estados Unidos ha disminuidos ya que en 1982 se estimaba que 10.5 millones de personas habían  consumido  cocaína  mientras que para el 2008 la estimación es de 5.3 millones. Sin embargo los usuarios de Europa  han duplicado de 2 millones en 1998 a 401 millones para el 2008.

Se estima que el valor global del mercado de  cocaína es de alrededor de 88 billones de dólares.

En 2008 la producción de cocaína pura se redujo considerablemente en comparación a los últimos 4 años. La mayoría de la producción está destinada a los consumidores en Norte América y Europa; ambas regiones representan el 70% de la demanda y el 85% del valor del mercado. Esto juega un factor primordial en la configuración del mercado global de esta droga.

La hernia es el opiato más extensamente consumido en el mundo. Del opio que no es convertido en heroína, dos terceras partes son usadas en 5 países: La República Islámica de Irán (42%), Afganistán (7%), Pakistán (7%), India (6%) y la Federación Rusa (5%). A pesar de que Afganistán es la mayor fuente de opio en el mundo, cantidades significativas son producidas en Myanmar y América Latina (principalmente en México y Colombia). Desde el 2003 México se posicionó como el tercer productor de opio, y la cantidad producida en 2008 es cercana a la producida en Myanmar en 2009.

Los Estimulantes tipo Anfetaminas, (ATS por sus siglas en inglés) se refieren a un grupo de sustancias sintéticas compuestas por el grupo de las anfetaminas (metanfetamina, anfetaminas y metcatinona) y un grupo de sustancias de éxtasis. Las ATS pueden ser producidas donde se mientras se cuente con los precursores, así que la manufactura de estas drogas tiende a realizarse cerca de los mercados de consumo. Más de un tercio de los países que reportan a la UNODC han detectado la manufactura de ATS en sus territorios.

En contraste con los mercados de drogas mencionados anteriormente, poco se puede decir de las tendencias del mercado de la marihuana, porque esta droga es producida localmente y consumida en diversos países alrededor del mundo.

Tráfico de Drogas e inestabilidad en los países de tránsito

Hay dos formas por las que el tráfico de drogas puede representar una amenaza para la estabilidad política. La primera contempla a los países donde existen grupos insurgentes y grupos armados ilegales que desvían fondos de los impuestos y que incluso están involucrados en la producción y tráfico de drogas. La segunda involucra a los países que no enfrentan esta situación, pero en donde los traficantes de drogas son lo suficientemente poderosos para llevar a al Estado a una confrontación violenta o altos niveles de corrupción.

La región más afectada es el Triángulo del Norte de América Central: Guatemala, Honduras y El Salvador. Allí la violencia relacionada con las drogas representa un serio reto para la gobernabilidad. Mientras estos países han tenido problemas de violencia en el pasado, la tasa de asesinatos ha aumentado, no en las zonas urbanizadas, sino en las zonas más afectas por el tráfico de drogas incluyendo algunos puertos y zonas fronterizas.

En lo que respecta a México, la tasa de asesinatos es considerablemente baja y el es más sólido en este país en comparación al Triángulo del Norte. El golpe a los cárteles mexicanos ha provocado el aumento de la violencia, como paso en Colombia, pero esta fase es necesaria para desmantelar a los grupos del crimen organizado que han empezado a retar al Estado.

Al parecer el suministro de cocaína a los Estados Unidos ha sido interrumpido, pero más importante, se ha desarraigado la extensa corrupción y se ha reafirmado el control del Gobierno sobre todo el territorio. Desde que la violencia relacionada a las drogas en América Central está atada a los mismos carteles, el progreso en México debe contemplar a los países del sur.