Las regiones de África del sur, América del sur, Centroamérica y el Caribe registran índices más altos de homicidios que el resto del mundo, señala el Informe Global sobre Homicidios 2011 de la Oficina de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito (UNODC)

18 de Octubre 2011

  • África registra el mayor número de homicidios en el mundo con un 36 por ciento del total en 2010, seguido por América con un 31 por ciento en el mismo año.
  • El tráfico de drogas y el crimen organizado están directamente relacionados con el aumento de homicidios en la región, sin embargo los factores socioeconómicos y de desarrollo también son relevantes.
  • La disponibilidad de armas, particularmente de fuego, juega un papel significativo en los crímenes violentos  tales como los homicidios.
  • Los hombres jóvenes entre 10 y 34 años conforman un grupo vulnerable y propenso a estar involucrado en homicidios, ya sea como víctimas o victimarios.

 

De acuerdo al Informe Global sobre Homicidios 2011, el número mundial de homicidios alcanzó los 468,000 en el 2010. El 31 por ciento o aproximadamente 144,000 ocurrieron en América, particularmente en México, Centroamérica y el Caribe, en donde este crimen se ha incrementado considerablemente de 1995 al 2010.

El informe analiza los niveles y tendencias de homicidios así como su compleja relación con, y los impactos sobre, el desarrollo humano. También examina sus vínculos con el crimen organizado, incluyendo la compleja variedad de factores relacionados con este fenómeno.

México, Centroamérica y el Caribe han experimentado un incremento importante en sus tasas de homicidios desde 1995, mientras que en el resto del continente han descendido o se han mantenido estables. A pesar de que Estados Unidos registra altos índices de homicidios, en comparación con países de nivel socio-económico similar, ha logrado mantener una tendencia a la baja desde la década de los noventa, sin embargo, en el caso de Honduras el número de estos delitos incluso se ha duplicado en los últimos cinco años.

Quince años atrás el Caribe experimentaba índices de homicidios por debajo de Centroamérica, no obstante en años recientes se han incrementado considerablemente, sobre todo en el caso de Trinidad y Tobago, Jamaica y República Dominicana.

Homicidios y desarrollo. México, Centroamérica y el Caribe.

El tráfico ilícito de drogas es un factor determinante en el incremento de homicidios, así como un agente fundamental en el aumento de violencia en la región. Sin embargo, este factor no es el único que influye en los altos índices de criminalidad. El incremento de homicidios tiene una relación no-unidireccional con los rezagos en el desarrollo de los países en la región. De esta forma, las normas sociales, los valores, los roles sociales, el abuso del alcohol y las drogas ilícitas, la violencia política y el crimen organizado también juegan un papel importante en este tipo de delito.

La disponibilidad de armas juega un papel importante en los homicidios de la sub región

Con base en estimaciones de la UNODC correspondientes a 108 países, alrededor de 200,000 de los 468,000 homicidios cometidos en el 2010 a nivel mundial fueron perpetrados con armas de fuego. En 30 países de América, aproximadamente el 74 por ciento de los homicidios reportados ese año fueron cometidos con armas de fuego, en comparación con el 21 por ciento en 32 países de Europa.

La disponibilidad de armas de fuego y, por lo tanto el fácil acceso a estas, juega un papel importante en los delitos de homicidio.  En América un gran número de asesinatos son observados particularmente en países con altos índices de homicidios causados por armas de fuego. En este sentido el incremento vertiginoso de asesinatos en Centroamérica sigue este patrón.

Víctimas, victimarios y ubicación de los homicidios

Los hombres jóvenes de 10 a 34 años en América son particularmente vulnerables a involucrarse en homicidios, ya sea como víctimas o victimarios.  Esto evidencia el alto grado de violencia por parte de grupos del crimen organizado y bandas callejeras en comparación con otras regiones del mundo. De esta forma, el índice de homicidios cometidos por varones en este continente es el más alto del mundo, mientras que el referente a mujeres se posiciona en el segundo lugar después de África.

Según estimaciones de la UNODC, el riesgo  de un joven de 20 años de edad en 1996 de ser asesinado antes de cumplir los 31 años de edad en el 2006 es 400 veces mayor, en cualquier país centroamericano con altos índices de violencia y homicidios causados por armas de fuego, que un joven proveniente de algún país asiático con bajos índices de violencia.

Con respecto a la ubicación de los homicidios este informe identifica que en México y Centroamérica no están distribuidos uniformemente en el territorio. En México, por ejemplo, los asesinatos están concentrados en un pequeño número de entidades. Chihuahua, Sinaloa, Guerrero y Baja California representan tan sólo el 11 por ciento de la población del país, pero el 41 por ciento de todos los homicidios registrados en México.

Aún dentro de los Estados mencionados hay una fuerte concentración de violencia en algunas zonas. En el caso de Chihuahua, dos tercios de los asesinatos ocurren sólo en Ciudad Juárez, mientras que casi tres cuartos de los homicidios en Baja California se registran en Tijuana.

Asimismo, en la región como en otras partes del mundo, el índice de homicidios es más alto en áreas urbanas y grandes ciudades, por lo que la actuación de policías bien capacitados puede reducir substancialmente  la violencia mortal en estas zonas. El caso de Sao Paulo (Brasil) es paradigmático por reducir dramáticamente el índice de homicidios en un 70 por ciento entre 2001 y 2009.