UNODC en la presentación del documental  "Inocencia Robada"

21 de junio de 2012

Antonio Mazzitelli, Representante de la Oficina de la Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en México, asistió al lanzamiento del documental "Inocencia Robada", producto de la sensibilización contra la trata de personas realizado por la organización no gubernamental Reintegra A. C.

"Inocencia Robada" es un documental que refleja la historia de 2 niñas que fueron víctimas de trata de personas. Relata de una manera realista los terribles momentos vividos durante su secuestro, así como la serie de actos que violaron sus derechos humanos, que atentaron contra su libertad y dignidad.

Durante la presentación, Mazzitelli recalcó que la prevención es fundamental para la erradicación de este fenómeno y reconoció el trabajo realizado por los organizadores de reflejar en las pantallas esta nueva forma de esclavitud moderna: "Prevenir tiene que ser el objetivo de nuestra movilización, prevenir para que no haya más víctimas".  Por otra parte, se congratuló del incremento en el número de sentencias condenatorias en México tanto a nivel federal como estatal.

Rosi Orozco, Diputada Federal en la Ciudad de México, indicó que espera que este material se convierta en una pieza de sensibilización y capacitación, y agradeció a UNODC por haber traído a México la campaña "Corazón azul" contra la trata de personas que fuera lanzada por el Presidente Felipe Calderón en abril de 2010.

En el acto también participaron la presidenta de la fundación Cinépolis, Lorena Guillén; Alfredo Castillo, Procurador de Justicia del Estado de México; el Procurador General de Justicia del Estado de Puebla,  Víctor Antonio Carrancá, y el padre de una de las víctimas.

mssssssk

mmm mmm mmm mmm

mmmmmmmmmmmmmm

Fue en la residencia oficial de Los Pinos en donde el Presidente destacó que por tratarse de una ley de carácter general, las autoridades de todos los niveles de gobierno están obligadas a atenderla y recalcó que a partir de hoy los ministerios públicos, policías y jueces deben actuar de oficio contra este delito, investigar, perseguirlo penalmente y sancionarlo, respectivamente.