Informe 2012 de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes.

05 de Marzo de 2013

Nuevas substancias psicoactivas, conocidas como "drogas legales" o "designer drugs", amenazan la salud pública, como se puede constatar a partir del aumento de admisiones en salas de emergencia y contactos con centros de toxicología, según refiere la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), con sede en Viena, en su Informe Anual correspondiente a 2012, publicado hoy.

Estas nuevas sustancias psicoactivas encuentran una fácil disponibilidad, mediante el Internet, y el número de sustancias de este tipo en el mercado, que ya se estima en centenas, tiende a crecer de forma constante. La JIFE se halla bregando por acciones conjuntas de los Estados para prevenir la fabricación, el tráfico y el abuso de estas sustancias, que representan una amenaza para la salud pública. El Presidente de la Junta, Raymond Yans, refirió que: "En los últimos años hubo un aumento sin precedentes del abuso de nuevas sustancias psicotrópicas. Solamente en Europa, prácticamente una nueva sustancia es descubierta cada semana. Antes, entre 2000 e 2005, la media era de cinco notificaciones de nuevas sustancias por año. Es necesario que se tomen medidas eficaces para prevenir y lidiar con el abuso de las llamadas "drogas legales", que ya constituyen una preocupación para la salud pública y que instalan un considerable desafío para los sistemas públicos de salud".

El abuso de medicamentos de prescripción: un serio riesgo para la salud y la sociedad, en muchos países

El abuso de medicamentos de prescripción continuó expandiéndose en todas las regiones del mundo y aumentó sustancialmente en los últimos años, representando un serio desafío para la salud y para la sociedad, según el informe de la JIFE. El Presidente de la Junta, Raymond Yans, afirmó: "Es particularmente preocupante el aumento progresivo del abuso de remedios para el tratamiento del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD), en varios países".

El abuso de drogas inyectables de prescripción, que aumenta el riesgo para contraer el HIV, la hepatitis B y la hepatitis C, es evidente en muchos países, especialmente en el sur de Asia. Otro problema significativo, como el abuso de tranquilizantes y sedantes, también es observado en otros países y regiones. Yans alerta: "Más de 6% de los alumnos de nivel secundario ya utilizaron tranquilizantes, en algunos países, indicando otra tendencia alarmante en cuanto al abuso de drogas." La JIFE recomienda varias soluciones posibles para enfrentar estas cuestiones, inclusive la capacitación de profesionales del área de la salud, controles más rígidos de almacenamiento y distribución, además de la concientización del público, respecto a los riesgos que este tema representa para la salud.

Las convenciones internacionales sobre el control de drogas deben ser respetadas para prevenir los padecimientos relacionados a las drogas

El Informe Anual de la JIFE también destaca la importancia de la responsabilidad compartida de la comunidad internacional para atender el control de las drogas. El Presidente de la Junta, Raymond Yans, declaró que: "El problema de las drogas es verdaderamente un problema global, que precisa de una solución global. Todos nosotros tenemos la responsabilidad compartida de enfrentarlo, sea al nivel internacional, nacional, comunitario o personal, y tenemos que avanzar para prevenir y reducir el sufrimiento causado por la disponibilidad inadecuada de remedios controlados y por el abuso de drogas, así como los impactos negativos asociados al mercado ilegal de drogas."

La naturaleza global del problema de las drogas fue la fuerza que promovió la creación y adopción de las tres convenciones internacionales sobre el control de drogas, que hoy forman la base del sistema internacional de control de drogas. En su Informe Anual, la JIFE alerta contra las iniciativas que buscan extender el uso de sustancias controladas más allá de las finalidades científicas o médicas.

El Presidente de la JIFE, Raymond Yans, dijo: "Tales iniciativas no solamente violan lo dispuesto por las convenciones, sino también socavan los objetivos humanitarios del sistema de control de drogas, al tiempo que son una amenaza para la salud pública y el bienestar. Los proponentes de estas ideas argumentan que sus propuestas resolverían problemas asociados a mercados ilegales de drogas. Esto no va a funcionar. Los tratados internacionales de control de drogas son las mejores herramientas disponibles para enfrentar el problema mundial de las drogas y para proteger a la humanidad del sufrimiento causado por el abuso de drogas y sus consecuencias, como la violencia y el crimen relacionado a las drogas, o el tráfico, cultivo y producción ilegal de tales sustancias."

La comunidad internacional debe ser proactiva para combatir el desvío y el tráfico de precursores

También fue publicado hoy el informe anual de la JIFE sobre precursores utilizados en la fabricación ilegal de drogas. El documento describe como las organizaciones de tráfico de químicos logran soslayar los sistemas internacionales de control de precursores al utilizar sustancias nuevas o especialmente desarrolladas, o trasladando las operaciones de fabricación ilegal hacia las regiones con controles más débiles. Por lo tanto, los sistemas de controles eficaces son esenciales para monitorear el comercio y evitar el desvío de los químicos precursores.

Los recursos ofrecidos por la JIFE para asistir a los gobiernos en la fiscalización de precursores incluyen el Sistema de Notificación de Pre-Exportación (PEN-Online) y el nuevo Sistema de Comunicación de Incidentes con Precursores (PICS), lanzado en marzo de 2012, por medio del cual las autoridades competentes de todo el mundo pueden compartir informaciones sobre el tráfico de químicos en tempo real y de forma segura, iniciando investigaciones bilaterales más rápidamente. Estas herramientas, junto a otras iniciativas internacionales, hacen posible que los gobiernos mejoren significativamente sus controles de precursores.

Destaques regionales

En 2011, el área total de cultivo ilegal de coca en América del Sur disminuyó ligeramente en comparación con el año anterior. A pesar de ello, las grandes confiscaciones de cannabis todavía son motivo de preocupación, ya que pueden significar que hubo un aumento significativo de la producción de cannabis en la región.

América Central y el Caribe continúan siendo las grandes áreas de tránsito para la cocaína traficada desde América do Sul hacia el mercado de América del Norte. El tráfico de cocaína por la sub-región del Caribe está aumentando, después de presentar una disminución en los últimos años. El efecto desestabilizador provocado por el tráfico de drogas en la seguridad regional aumentó y la región fue afectada por conexiones entre el tráfico de drogas y la violencia relacionada a tales sustancias. Esto también continúa siendo una gran amenaza a la seguridad pública en México, donde más de 60 mil personas fueron asesinadas, desde 2006, como resultado de la violencia relacionada a las drogas.

A pesar de que los índices de uso de algunas drogas han declinado, América del Norte sigue siendo el mayor mercado de drogas ilícitas en el mundo, así como la región en donde se produce la mayor mortalidad relacionada con la drogas. Aproximadamente uno de cada 20 decesos de personas de entre 15 y 64 años, en América del Norte, está relacionada con el abuso de drogas.

El abuso de drogas ilícitas en Europa se estabilizó en los últimos anos, aunque se mantiene en un nivel alto. De todas formas, las nuevas sustancias psicoactivas continúan siendo un gran desafío en Europa Occidental y Central. El número de sitios de Internet que venden productos psicoactivos destinados a los países de la Unión Europea fue más que cuadruplicado en dos años, con 690 sitios de este tipo en eneiro de 2012.

A pesar de que el cannabis continúa siendo la droga más cultivada, traficada y abusada en África, los estimulantes del tipo de la anfetamina son vistos como la más nueva amenaza en la región. También se produjo un aumento en el abuso de cocaína en África Occidental ya que en los últimos años la región se volvió un área de transito de narcóticos, especialmente cocaína proveniente da América de Sur y destinada al mercado europeo.

El Este y el Sudeste Asiáticos continúan teniendo la segunda mayor área de cultivo ilegal de amapola de opio en el mundo, lo que representa un quinto del total global. El Sudeste Asiático es también un centro de fabricación ilícita de estimulantes tipo anfetamina: casi la mitad de las requisas de metanfetamina en el mundo, en 2010, fueron hechas en la región, un volumen que incluso aumentó en 2011.

Como en los años anteriores, Asia Occidental es aún la región del mundo en donde existe la mayor parte del cultivo ilícito de amapola y de la producción ilícita de opio, principalmente en Afganistán. La situación de inseguridad y la inestabilidad política en la región proporciona un terreno fértil para actividades ilícitas que benefician tanto a grupos criminales regionales como a los internacionales, resultando en el aumento do tráfico ilícito de drogas y del lavado de dinero. La demanda de estimulantes ilícitos, como la cocaína y la metanfetamina, tiende a crecer en partes de Asia Occidental, en donde las requisas de cocaína aumentaron en más de 20 veces entre 2001 y 2010.

Los niveles de abuso y de producción ilícita de estimulantes tipo anfetamina en Oceanía permanecen entre los más altos del mundo.

Material relacionado

Informe 2012 de la Junta Internacional de Fiscalización de estupefacientes

Carpeta de prensa 2012

Presentación

 

m m m m

mm m