" UNODC y PROFEPA sellan su alianza durante la reunión de CITES en Veracruz"

20 de Mayo de 2014

El tráfico ilegal de flora y fauna es un negocio multimillonario a nivel mundial que afecta a miles de especies de plantas y animales utilizando las rutas existentes del tráfico de drogas, tráfico ilícito de migrantes y armas de fuego. Los efectos de este tráfico son graves y multifacéticos. Recursos valiosos de la fauna y la flora silvestres ya se consideran como especies amenazadas; en México, por ejemplo, se estima que hay 49 especies nativas probablemente extintas entre las que destacan el lobo mexicano del Noreste y el cóndor norteño.  Por otro lado, la tala ilegal contribuye a la deforestación y amenaza los medios de subsistencia de las comunidades rurales y causa problemas ecológicos como inundaciones. Finalmente, existen serios riesgos para la salud humana con la posible propagación de enfermedades, y amenazas para el equilibrio de los ecosistemas causadas por la introducción indebida de especies en nuevos entornos naturales.  Sólo en Asia Pacífico los delitos contra la vida silvestre y los bosques generan un estimado de USD $23 mil millones anuales -más de un cuarto del total estimado que generan todas las formas de delincuencia organizada. En América Latina, por otro lado, se trafican principalmente, pero no sólo, huevos de tortuga (y tortugas), plantas protegidas (como orquídeas y cactáceas), reptiles y aves, principalmente.

Con la intención de responder a este creciente delito, el pasado 3 de mayo 2014 en Veracruz, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) presentaron la Alianza Estratégica contra el Tráfico Ilegal de Vida Silvestre. La presentación de la alianza tuvo lugar en el marco de la Reunión Conjunta de los Comités Científicos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), y contó con la participación del subprocurador de Recursos Naturales, Alejandro del Mazo Maza; el Secretario General de CITES, John E. Scanlon; el Coordinador Nacional de la CONABIO, José Sarukhán Kermez; y el asesor regional de UNODC, Felipe De La Torre.

A través de esta nueva sinergia, UNODC podrá aplicar en México las " Herramientas para el análisis de los delitos contra la vida silvestre y los bosques" a efecto de identificar capacidades y retos institucionales ante el tráfico ilegal de vida silvestre, el primer paso necesario para contrarrestar este fenómeno. Durante el evento el asesor regional de UNODC expuso la relación entre los delitos contra la vida silvestre y los bosques, y la delincuencia organizada trasnacional y reiteró la importancia de la aplicación de la legislación internacional existente, en particular de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Trasnacional.  

UNODC forma parte del Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC), resultado de la alianza con la Secretaría CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), INTERPOL, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Aduanas. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito opera en todo el mundo para promover el Estado de Derecho y apoyar los países en la lucha contra la delincuencia organizada. En México UNODC tiene entre sus líneas de acción combatir los delitos contra la vida silvestre, principalmente el tráfico ilegal de especies.

m m m

mm