File is not found

La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción

    ...

La prevención y la lucha contra la corrupción requieren de un enfoque integral y multidisciplinario. Con base en el reconocimiento de este hecho, los Estados Miembros negociaron la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (CNUCC), que abarca cinco áreas principales: prevención; criminalización y aplicación de la ley; cooperación internacional; recuperación de activos; la asistencia técnica y el intercambio de información.

Como el único instrumento universal y jurídicamente vinculante contra la corrupción, la Convención tiene un gran potencial como marco para la prevención y lucha contra la corrupción. Por otra parte, como el eje de las iniciativas nacionales e internacionales de lucha contra la corrupción, promueve la implementación y aplicación de las normas comunes y mejores prácticas.

La letra de la Convención es jurídicamente vinculante para los países que han ratificado o se han adherido a ella, y sus valores y principios vanguardias de son aplicables al más amplio espectro de la sociedad. En el ámbito de la recuperación de activos, en particular, la Convención contra la Corrupción ha trazado un nuevo curso en el derecho internacional. Desde la adopción de la Convención por la Asamblea General el 31 de octubre de 2003, 168 Estados Partes (incluida la Unión Europea) han ratificado o se han adherido a la Convención. El objetivo común es lograr la adhesión universal a la Convención, que es un objetivo alcanzable, teniendo en cuenta el gran número de ratificaciones y adhesiones recibidas en un período corto de tiempo.

Mientras tanto, la aplicación de la CNUCC presenta desafíos significativos para muchos países. Hay mucho trabajo por hacer para lograr la aplicación práctica efectiva de las disposiciones de la Convención y así lograr un régimen mundial eficaz contra la corrupción basada en los principios fundamentales del Estado de Derecho. El reto de implementar estas disposiciones de la Convención es asegurar la interfaz efectiva de la legislación, la investigación y el enjuiciamiento, tanto en el desarrollo y el mundo desarrollado. Los Estados Miembros deben poder confiar en la orientación de políticas y asistencia técnica para la aplicación efectiva de la Convención, en particular sus disposiciones innovadoras.

 

Áreas destacadas de la Convención 

 

Capítulo 2 : Prevención

La corrupción puede ser procesado después de los hechos, pero, ante todo, se requiere de la prevención. Un capítulo entero de la Convención se dedica a la prevención, con medidas dirigidas a los sectores público y privado. Estas incluyen políticas preventivas modelo, como el establecimiento de órganos anticorrupción y una mayor transparencia en la financiación de las campañas electorales y partidos políticos. Los Estados deben esforzarse por garantizar que sus servicios públicos están sujetos al control de seguridad.

 

Capítulo 3 :Criminalización  

La Convención obliga a los países a establecer delitos penales y de otro tipo para cubrir una amplia gama de actos de corrupción, si éstos no son ya los crímenes de derecho interno. En algunos casos, los Estados tienen la obligación legal de establecer delitos, en otros casos, con el fin de tener en cuenta las diferencias en la legislación nacional, están obligados a tener en cuenta al hacerlo. La Convención va más allá de los instrumentos anteriores de este tipo, criminalizando no sólo formas básicas de corrupción.

 

Capítulo 4: La cooperación internacional

Los países acordaron cooperar entre sí en todos los aspectos de la lucha contra la corrupción , incluida la prevención, la investigación y el enjuiciamiento de los responsables. Los países están obligados por la Convención para hacer formas específicas de asistencia judicial recíproca en la obtención y transferencia de pruebas para su uso en los tribunales. 

 

Capítulo 5: Recuperación de activos

En un gran avance, los países coincidieron en la recuperación de activos, que aparece de forma explícita como un principio fundamental de la Convención. Esta es una cuestión particularmente importante para muchos países en desarrollo donde la corrupción de alto nivel ha saqueado la riqueza nacional, y donde los recursos son muy necesarios para la reconstrucción y la rehabilitación de las sociedades. 

 

Leer más sobre los capítulos de la Convención

 

Mecanismo de Examen de la Aplicación de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción

En su tercera reunión, celebrada en Doha del 9 al 13 noviembre de 2009, la Conferencia de los Estados Parte en la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción aprobó la resolución 3/1, titulada "Mecanismo de Examen". En esa resolución, la Conferencia recordó el artículo 63 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, en particular el párrafo 7, según el cual la Conferencia debe establecer, si lo consideraba necesario, un mecanismo u órgano apropiado para apoyar la aplicación efectiva de la Convención.

En la misma resolución, la Conferencia aprobó, con sujeción a las disposiciones de la presente resolución, los términos de referencia del Mecanismo de Examen de la Aplicación de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción. 

Leer Más