File is not found

Mensaje del Director Ejecutivo de UNODC en el Día Mundial de las Naciones Unidas contra la Trata de Personas, 30 de julio de 2014

Cada día aparecen nuevos informes sobre mujeres, hombres y niños que han sido vendidos en el marco de la esclavitud moderna y obligados a trabajar en fábricas, campos y burdeles, ocultos a plena vista en los países más ricos del mundo, así como en los más pobres.

Los traficantes se aprovechan de la esperanza de millones de una vida mejor para ellos y sus hijos,  involucrándolos en un comercio pérfido que, a pesar de nuestros esfuerzos, sigue operando con impunidad.

Este 30 de julio el mundo celebra por primera vez el Día Mundial de las Naciones Unidas contra la Trata de Personas. Este día tiene como objetivo dar a conocer la situación de las víctimas de trata de personas y ayudar a promover y proteger sus derechos. Es una oportunidad para expresar nuestra solidaridad con los más vulnerables y comprometerse a devolver lo que les ha sido robado: la esperanza. Porque la verdad es que todavía estamos lejos de ganar esta pelea.

El Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, entró en vigor hace una década en virtud de la Convención de Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

Se ha logrado mucho en estos años. En 2003, menos de la mitad de los países del mundo tenían legislación que penaliza la trata de personas. Ahora más del 90% de los países la poseen.

Sin embargo, la legislación no siempre cumple con el Protocolo y no cubre todas las formas de trata de personas y sus víctimas. En efecto, hay miles de millones de personas que no están protegidas adecuadamente y siguen siendo vulnerables.

Incluso cuando se promulga la legislación, la aplicación se queda corta. Desde 2007, el número de condenas reportadas a nivel mundial se ha mantenido muy bajo.

Como demostrará el próximo Informe Global de UNODC sobre la trata de Personas, alrededor del 15 por ciento de los países no registraron ni una sola condena entre 2010 y 2012, mientras que en el 25 por ciento sólo se registraron entre 1 y 10 condenas.

Esto es motivo de gran preocupación, ya que las condenas no sólo aseguran que los delincuentes deberán responder por sus crímenes, sino que además envían un mensaje importante a otros criminales - para los que la trata de personas es una actividad de alta rentabilidad y de bajo riesgo - de que esta violación no será tolerada.

Al mismo tiempo, hemos encontrado que cada vez más, las víctimas detectadas son los niños, especialmente las niñas menores de 18 años.

Todos podemos hacer nuestra parte para combatir la trata de personas. La concientización es clave, porque a pesar de que la trata de personas es un delito transnacional que sucede en todas partes, es un delito que también se comete de forma local, en nuestros barrios y comunidades.

La mayoría de los traficantes condenados - los reclutadores, transportistas y explotadores - son del mismo país que las víctimas o son nacionales del país en el cual se las mantiene cautivas. Además, cuando se dan casos transnacionales, los países de origen y de destino se encuentran a menudo dentro de la misma región.

Insto a todos a hacer y dar lo que puedan.

El Fondo Fiduciario de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Trata de Personas apoya a las organizaciones que ayudan directamente a las víctimas de trata de personas. El fondo se financia exclusivamente mediante contribuciones voluntarias de los gobiernos, la comunidad empresarial y las personas de buena voluntad. Cada donación cuenta.

Celebremos este primer Día Mundial de las Naciones Unidas contra la trata de personas haciendo más. Necesitamos más conciencia, más educación, más formación y más determinación para ver y acabar con lo que está sucediendo delante de nuestros ojos.

Únete a la campaña #igivehope hoy y muestra tu solidaridad con las víctimas de la trata de personas. www.unodc.org/endht/

Abre tu corazón para las víctimas de la trata de personas y contribuye al Fondo Fiduciario de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas: www.unodc.org/UNODC/human-trafficking-fund.html