File is not found

El Sistema Penitenciario en la República de Panamá

El Gobierno del Presidente Ricardo Martinelli, quien asumiera su cargo el 1 de julio de 2009, se ha comprometido a llevar a cabo una serie de reformas que apuntan a restaurar la confianza en los sistemas judicial, penitenciario y policial; mejorar la seguridad humana;y crear un sistema de justicia ejemplar en la región que  cumpla con las normas internacionales y promueva buenas prácticas.La situación de las cárceles en Panamá se ha caracterizado por una alta tasa de encarcelamiento (400 reclusos por cada 100.000 habitantes, así como una tasa elevada de hacinamiento), una alta tasa de presos preventivos (70%) y malas condiciones carcelarias. Esta combinación de factores ha tenido como resultado el problema de la falta de acceso a programas de rehabilitación que promuevan la reinserción de los reclusos en la sociedad.

Esta situación se ve agravada por la escasez de personal penitenciario, la falta de programas de capacitación y la inadecuada gestión administrativa de las prisiones. 

UNODC posee un claro mandato en materia de reforma de la justicia penal, brindando servicios de asistencia técnica enfocados en una amplia gama de temas, entre los cuales se destacan la gestión efectiva y adecuada de los centros penitenciarios; la aplicación de los Estándares y las Normas de las Naciones Unidas sobre Justicia Penal; y más específicamente, la aplicación de las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos. En este contexto, la reforma penitenciaria en Panamá fue diseñada a partir de un "modelo humanitario" que se basa en estándares internacionales y regionales que apuntan a proporcionar a la población reclusa las herramientas necesarias para asumir el reto de la reintegración social. La estrategia adoptada  también se basa en el modelo de los derechos y las obligaciones de las Naciones Unidas.

La experiencia de  UNODC en otros países ha demostrado que, a menos que el problema del hacinamiento en las cárceles se aborde efectivamente, cualquier otra actividad vinculada a la reforma penitenciaria no tendrá un impacto significativo. Este concepto, por lo tanto, sigue siendo la piedra angular del enfoque estratégico de UNODC ROPAN. En consecuencia, los programas implementados para combatir este problema poseen un enfoque integral desarrollado en etapas que involucra acciones en distintos niveles, las cuales, al combinarse, contribuyen a alcanzar el objetivo del Gobierno Panameño de tener un sistema penitenciario moderno, efectivo y eficiente que cumpla con los estándares internacionales de salud, seguridad y dirección. Al mismo tiempo, este enfoque no sólo tiene como meta garantizar que la capacidad del país para adoptar los programas no se sobrecargue, sino también que la estrategia general de la reforma penitenciaria sea sostenible y que las contrapartes nacionales se sientan identificadas con la misma. Las acciones mencionadas previamente se llevaron a cabo en áreas de alta prioridad y fueron fundamentales para alcanzar un enfoque integral que permitiera sentar las bases necesarias para la reforma penitenciaria, así como para la obtención de resultados concretos, fomentando la confianza y la cooperación a través de la creación de consenso y generando el impulso necesario para futuras reformas.