"UNODC y la PROFEPA organizan conferencia regional para hacer frente a los delitos contra la vida silvestre y los bosques en el continente Americano" 

 

Cancún, Quintana Roo a 9 de octubre de 2015.  El comercio ilegal de vida silvestre es un problema mundial de grandes dimensiones en el cual intervienen redes complejas y organizadas de cazadores furtivos, mayoristas, intermediarios, traficantes, vendedores y consumidores a gran y pequeña escala. Alrededor del mundo se trafican cientos de animales y plantas protegidas. Por ejemplo, en el continente americano se ha detectado el tráfico de reptiles vivos, maderas preciosas, plantas cactáceas, orquídeas, peces de ornato, pepinos de mar, tortugas e inclusive jaguares o partes de animales, como las vejigas de totoaba. Los traficantes comercian con una sorprendente variedad de especies de vida silvestre, muchas veces generando consecuencias devastadoras para los ecosistemas. Las historias en las que las autoridades detectan especies de vida silvestre traficadas por grupos de delincuencia organizada transnacional, son cada vez más comunes  obteniendo ganancias millonarias. 

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y la Procuraduría Federal de Protección al ambiente (PROFEPA), conscientes de que los delitos contra la vida silvestre y los bosques deben prevenirse y combatirse desde la óptica de la cooperación internacional, resolvieron organizar la primera "Conferencia regional de aplicación de la ley: delitos contra la vida silvestre y los bosques en las Américas", la cual contó con la asistencia de delegados de 15 países del continente americano.

El evento fue inaugurado por el Biólogo Ignacio Millar Tovar, Subprocurador de Recursos Naturales; el maestro Gemy González López, Subprocurador Jurídico; y el señor Aldo Lale-Demoz, Director Ejecutivo Adjunto de UNODC, entre otras autoridades Federales y Estatales mexicanas. El Subprocurador Millán recordó a los asistentes que los objetivos de la conferencia son "fortalecer lazos de cooperación multilateral para combatir los delitos contra la vida silvestre y los bosques y crear sinergias que permitan a los Estados asistirse mutuamente en el combate al tráfico de especies y la tala ilegal". Por su parte, el señor Aldo Lale-Demoz, Director Ejecutivo Adjunto de UNODC, resaltó la importancia del tema a nivel internacional al señalar que "el 30 de julio pasado, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución histórica en la que los Estados Miembro de la ONUse comprometierona fortalecer sus políticas de prevención y combate, establecer el tráfico de especies como un delito grave y unir esfuerzos para su combate efectivo". 

A lo largo de tres días, expertos y operadores de la ley en la materia tuvieron la oportunidad de intercambiar experiencias para hacer frente a los delitos contra la vida silvestre y los bosques; obtuvieron mayor información sobre el vínculo entre la delincuencia organizada y estos delitos; e identificaron estrategias conjuntas y esquemas de cooperación para proteger a las especies americanas del tráfico.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito forma parte del Consorcio Internacional para Combatir los Delios contra la Vida Silvestre del que son parte también la Secretaría de CITES, INTERPOL, El Banco Mundial y la Organización Mundial de Aduanas.

Para mayor información favor de contactar a Mariana Alegret (mariana.alegret@unodc.org).