UNODC comparte herramientas y experiencias con policías y personas expertas en justicia penal para responder a la violencia por razón de género contra las mujeres

Viena, 24 de marzo de 2021 - La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) y ONU Mujeres organizaron un evento paralelo en el marco de la 65ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, en el que se exploró el papel clave de la policía y el sector justicia en la prestación de servicios integrales y multisectoriales para las mujeres y las niñas víctimas de violencia. Ponentes de las Naciones Unidas, la policía, los servicios de procuración y administración de justicia compartieron nuevas herramientas y experiencias prácticas que abordan la violencia por razón de género al tiempo que mitigan el impacto del COVID-19.

Uso de las tecnologías para mejorar el acceso de las mujeres a la justicia en el contexto del COVID-19

"Las restricciones impuestas por el COVID-19 han impulsado iniciativas para aumentar el uso de la tecnología en todos los ámbitos del sistema de justicia penal", afirmó la Profesora de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, la Sra. Patsilí Toledo, quien encabezó la evaluación global de UNODC sobre el impacto del COVID-19 en las respuestas del sistema de justicia penal a la violencia por razón de género contra las mujeres. "Estas iniciativas deben ser sensibles al género y deben utilizarse para hacer frente a los obstáculos que impiden el acceso de las mujeres a la justicia, tomando en cuenta las necesidades de aquellas en los grupos más marginados".

Contacto con la policía

Una experiencia de contacto inicial positiva con la policía es crucial para las sobrevivientes de la violencia por razón de género. "Las actitudes y el comportamiento hacia las mujeres en la policía pueden trasladarse a la forma en que la policía se relaciona con la comunidad local. Los cambios culturales dentro de la policía han demostrado tener un impacto en la forma en que ésta se interactúa con el público", afirmó la Sra. Jane Townsley, Consultora Internacional en Policía y Género y coautora del nuevo Manual sobre servicios policiales con perspectiva de género para mujeres y niñas víctimas de la violencia, publicado por ONU Mujeres, UNODC y la Asociación Internacional de Mujeres Policías (IAWP, por sus siglas en inglés).

Las mujeres en la trata de personas, infractoras y víctimas

Al abordar las complejidades de la trata de personas, el Jefe de la Unidad contra la Trata y Explotación de Personas del Ministerio Público de Argentina, el Sr. Marcelo Colombo, destacó que las mujeres procesadas por el delito de trata son a menudo víctimas ellas mismas, pero rara vez son tratadas como tales. Un reciente Estudio sobre las mujeres víctimas de la trata con fines de explotación sexual en calidad de acusadas de UNODC reveló su situación específica y la importancia de la identificación temprana, los servicios esenciales y el principio de no castigo a las víctimas de trata.

Compromiso con el Poder judicial

La Jueza y Presidenta del Tribunal Regional de Limpopo (Sudáfrica), la Sra. Jakkie Wessels, subrayó que "las y los jueces llegan a la tribuna con su propio conjunto de valores, a menudo muy arraigados, y por lo tanto tienen el deber de garantizar que los posibles prejuicios y estereotipos de género perjudiciales no influyan en los procedimientos". Subrayó la importancia del nuevo Manual para el Poder Judicial sobre respuestas eficaces del sistema de justicia penal a la violencia de género contra mujeres y niñas de UNODC para sensibilizar y promover la aplicación de estándares y normas internacionales pertinentes por parte de jueces, juezas y tribunales.

Promover el acceso a la justicia y a los servicios esenciales integrales

Alrededor de 1 de cada 3 mujeres en todo el mundo ha sufrido violencia por razón de género y presenta muchas más probabilidades que los hombres de ser asesinada por sus parejas o familiares. Estos delitos no suelen denunciarse y es poco probable que los autores sean condenados. Las sobrevivientes a menudo se enfrentan a las lagunas en las leyes y los procedimientos penales, a los estereotipos de género, la revictimización y las respuestas inadecuadas de la policía y el sistema de justicia. La actual pandemia de COVID-19 ha reducido aún más el acceso a la justicia y a los servicios esenciales, lo cual ha creado obstáculos adicionales para poner fin a todas las formas de violencia de género contra las mujeres y las niñas para el 2030, tal y como exige el Objetivo de Desarrollo Sostenible 5.2.

Representantes de las Naciones Unidas ratificaron la Declaración entre organismos sobre la violencia contra las mujeres y las niñas en el contexto del COVID-19. El Representante de UNODC en México, el Sr. Kristian Hölge, destacó que “La transformación de las mentalidades debe hacerse desde el interior de las instituciones". "UNODC continuará promoviendo la prevención del delito y las respuestas de la justicia penal como un elemento clave de un enfoque integral y multisectorial para empoderar a las sobrevivientes y hacer que los responsables rindan cuentas", dijo la Titular de la Sección de Justicia de UNODC, la Sra.  Valerie Lebaux. La Titular de la Sección para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres y las Niñas de ONU Mujeres, la Sra. Kalliopi Mingeirou, subrayó que "Tenemos que marcar una diferencia real donde importa. Un sistema policial y judicial con perspectiva de género y centrado en las sobrevivientes es crucial para garantizar que las mujeres y las niñas permanezcan seguras y que quienes perpetran la violencia rindan cuentas".