Nuevo estudio de UNODC: “Explotadas y perseguidas: Cuando las víctimas de la trata de personas cometen delitos”

Viena, 14 de junio 2021. Con la participación de 163 personas entre funcionarios públicos, organizaciones de la sociedad civil, agencias de cooperación y académicos de países de América Latina y el Caribe, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en alianza con la Coalición Regional contra la Trata y el Tráfico de Migrantes (CORET), y la Red Iberoamericana de Fiscales (REDTRAM) presentó la edición en español del Estudio Explotadas y perseguidas: Cuando las víctimas de la trata de personas cometen delitos, el cual ha sido desarrollado con el apoyo de la Cooperación de Suecia bajo el Programa Global contra la Trata de Personas de la UNODC.

Durante la presentación del estudio, UNODC y las organizaciones participantes lograron reunir un grupo de panelistas quienes, desde su experiencia, aportaron en la discusión sobre la forma como la justicia penal ha dado respuesta en América Latina a este tipo de casos. El panel, que contó con la participación de Alejandra Mangano, Jefe de la Unidad Fiscal Especializada contra la Trata y Explotación de Personas (PROTEX) en Argentina y de la Secretaría de la REDTRAM destacó que “la aplicación de la cláusula de no punibilidad no puede ser reducida en su implementación a una defensa en los procesos penales sino es una responsabilidad de todos quienes participamos en la identificación y detección de casos de trata de personas”.   

En su intervención, Shamere McKenzie, Directora de la Fundación Sun Gate, sobreviviente y activista contra la trata de personas en el Caribe señaló que “una víctima es una víctima pase lo que pase. No podemos aceptar una parte de la trata y negar la otra. Los tratantes están obligando a sus víctimas a cometer delitos como un escudo de la responsabilidad que ellos tienen por la trata”.

En el último Informe Global de UNODC sobre Trata de Personas publicado en febrero de 2020 se concluye que las mujeres siguen siendo las principales víctimas del delito. Señala el informe que por cada 10 víctimas detectadas en el mundo en 2018, unas cinco eran mujeres adultas y dos eran niñas y, aunque la mayoría de los países informan tasas generales de participación de mujeres inferiores al 15% del total de todos los delitos, aproximadamente el 30% de los enjuiciamientos y condenas por trata de personas a nivel global involucra a mujeres.
En esa dirección, Ingrid Vanessa Fuentes, Jueza del Juzgado de primera instancia con competencia especializada en delitos de trata de personas del Departamento de Guatemala, resaltó que, desde la judicatura, “para las y los jueces es fundamental poder contar con la información adecuada para determinar cómo las mujeres explotadas han sido sometidas por sus tratantes para cometer delitos”.

El estudio, que fue presentado en su versión en original en inglés en diciembre de 2020, representa una herramienta fundamental para el trabajo de los operadores de justicia y organizaciones de la sociedad civil que intervienen en casos concretos en América Latina y el Caribe.

Para conocer los detalles del estudio y las intervenciones de los panelistas podrá consultar el video de la presentación en el siguiente link:

https://youtu.be/Wr57e0UypDs