Reuniones Sub-Regionales de la comunidad de profesionales contra el tráfico de armas de fuego y delitos conexos para América Latina y el Caribe

Panamá, 17 de diciembre de 2021. La Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Crimen (UNODC), a través de su Programa Mundial sobre Armas de Fuego, organizó dos Reuniones Sub-Regionales de la comunidad de profesionales contra el tráfico de armas de fuego y delitos conexos para América Latina y el Caribe durante la semana del 13 al 17 de diciembre.
El encuentro con los especialistas latinoamericanos reunió a representantes de 14 países, en tanto, los especialistas caribeños procedían de 18 países .
Al acto de apertura del evento para América Latina asistieron el Ministro de Seguridad, Juan Manuel Pino; Melissa Flynn, representante regional encargada de UNODC; Kurt Leiseder, oficial de Cooperación de la Delegación de la Unión Europea en Panamá y Simonetta Grassi, Jefa  del Programa Mundial sobre Armas de Fuego de la UNODC.
En la inauguración de la reunión que convocó a profesionales del Caribe estuvieron Jonathan Riggs Tapia, Secretario General del Ministerio de Seguridad de Panamá; Callixtus Joseph, Coordinador Regional de la Agencia de Implementación
para la Delincuencia y Seguridad (IMPACS) de CARICOM; Jane Felber, Oficial de Política, División de Desarme Convencional y Control de Armas del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores de Alemania y los oficiales del Programa Mundial sobre Armas de Fuego de la UNODC.  
Conforme al Estudio Mundial sobre Homicidios de UNODC en 2019 ambas subregiones son las más afectadas por homicidios cometidos con armas de fuego .
Las armas de fuego ilícitas no sólo son instrumentos para la violencia y la delincuencia, sino que también su tráfico mueve anualmente millones de dólares fuera del control del Estado, y que pueden contribuir a la financiación de otros delitos. UNODC, a través de su Programa Mundial sobre Armas de Fuego, apoya a los Estados miembros a enfrentar el problema de la fabricación y el tráfico ilícitos de armas de fuego mediante un enfoque holístico e integral.  Adicionalmente, asiste a los Estados Miembros en la aplicación efectiva del Protocolo sobre Armas de Fuego que complementa la “Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional”.
Las medidas de asistencia técnica a los Estados Miembro brindada por el Programa Mundial sobre Armas de Fuego incluyen:

  • Apoyar en la mejora normativa y legislativa en materia de armas de fuego; y el desarrollo de políticas públicas;
  • Apoyar en la aplicación de marcos normativos y de control de las armas de fuego;
  • Fortalecer de las capacidades de la justicia penal para la investigación y enjuiciamiento a la fabricación y el tráfico ilícitos de armas de fuego, y los delitos conexos;
  • Promover la cooperación subregional, regional e internacional y el intercambio de información y conocimientos especializados a través de comunidades de profesionales;
  • Apoyar la recolección y el análisis de los datos sobre las rutas del tráfico de armas y de los delitos conexos y asociados, para fortalecer el conocimiento sobre este fenómeno y fortalecer las políticas públicas.

“Todos estos ámbitos de trabajo, por supuesto, se basan en la experiencia, los conocimientos y el compromiso de profesionales como ustedes. El tráfico de armas de fuego es un delito transnacional en sí mismo.  La investigación de los casos de tráfico casi siempre requiere una u otra forma de cooperación internacional”, destacó Melissa Flynn en el evento de apertura.
Algunos de los temas tratados en esta reunión internacional fueron los casos reales sobre el delito de tráfico de armas de fuego y delitos conexos.