Introducción

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) fue establecida en el año de 1997 y está conformada por más de 500 funcionarios en todo el mundo. Su sede central está en Viena, Austria, y cuenta con 21 oficinas de campo en diversos países. Además de tener dos oficinas de enlace en Nueva York y Bruselas.

El marco mundial para la acción de la UNODC y la cooperación internacional es la Agenda 2030 y los objetivos que ésta persigue.

Mandatos

El trabajo de UNODC es guiado por una amplia gama de instrumentos internacionales legales y un conjunto de reglas y normas de las Naciones Unidas en materia de prevención del delito y justicia penal. 

La Convención De Las Naciones Unidas Contra la Corrupción (UNCAC, por sus siglas en inglés)

La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, que entró en vigor en diciembre del 2005, es el primer instrumento global que cubre la corrupción privada y pública tanto nacional como internacional. Este documento incluye fuertes medidas en contra de la corrupción en prevención, penalización, cooperación internacional y repatriación de activos.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional

Esta Convención (adoptada en Palermo, Italia en el año 2000) es el primer instrumento global e integral para la lucha contra la delincuencia organizada transnacional.

Incluye medidas como la penalización de la participación en grupos delictivos organizados, el combate del lavado de activos, la protección y asistencia de víctimas y testigos, técnicas especiales de investigación, asistencia judicial recíproca, la extradición y la cooperación internacional.

La Convención se complementa con los tres protocolos siguientes:

Marco Jurídico Internacional sobre la Fiscalización de Drogas

Tres importantes tratados internacionales en materia de fiscalización de drogas, los cuales se complementan mutuamente, proporcionan la base legal necesaria para la toma de acción en contra de delitos relacionados con drogas. Ellos codifican medidas internacionales para asegurar la disponibilidad de estupefacientes y sustancias psicotrópicas con fines médicos y científicos, y para prevenir el desvío de sustancias a fines ilícitos. Estos instrumentos también incluyen las disposiciones generales en materia de tráfico ilícito y abuso de drogas.

Los tres tratados son:

  • Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas 1988.
  • Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas 1971.
  • Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes.

Marco Legal Universal contra el Terrorismo

El régimen legal internacional contra el terrorismo consiste en las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad contra el Terrorismo, especialmente la resolución 1373 (2001); así como los instrumentos internacionales relacionados con la prevención y la supresión del terrorismo internacional. Adicionalmente a esto, en 2006 la Asamblea General, por primera vez, adoptó una estrategia global e integral contra el terrorismo, la cual reconoce a UNODC como la oficina principal encargada de brindar asistencia legal en la prevención del este delito.

Reglas y Normas de las Naciones Unidas en la esfera de la Prevención del Delito y la Justicia Penal

Durante años se ha venido desarrollando un conjunto considerable de normas y reglas de las Naciones Unidas, relacionadas con la prevención del crimen y la justicia penal. Estas normas y reglas cubren temas como justicia juvenil, tratamiento de delincuentes, cooperación internacional, gobernabilidad, protección de víctimas, violencia contra las mujeres y prevención de la delincuencia de menores en zonas urbanas. Éstas representan las "mejores prácticas", las cuales pueden ser adaptadas por los Estados para abordar las necesidades nacionales

Misión

La UNODC tiene como misión la búsqueda de un mundo más seguro, en paz y justo con el ser humano al centro de sus acciones. 

De esta manera, la Oficina trabaja para fortalecer esquemas de prevención del delito, establecer mecanismos para lograr una sociedad segura, fortalecer el estado de derecho y la impartición de justicia, promover sistemas de justicia penal estables y combatir las amenazas de la delincuencia organizada, la corrupción, el terrorismo y las drogas ilícitas. Asimismo, su labor se rige por dos ejes transversales: la protección de los derechos humanos y la equidad de género.

A fin de alcanzar sus objetivos, la Oficinas de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) desarrolla una amplia gama de iniciativas y programas, bajo tres pilares:

  1. Trabajo normativo a fin de brindar asistencia a los países en la ratificación y aplicación de los tratados internacionales y la elaboración de legislación nacional acorde.
  2. Proyectos de cooperación técnica para potenciar la capacidad de los Estados miembros en la lucha contra los problemas planteados por las drogas ilícitas, la delincuencia y el terrorismo.
  3. Investigación y análisis para aumentar el conocimiento y la comprensión de las cuestiones relativas a las drogas y a la delincuencia. Además de ampliar la base informativa para la adopción de decisiones de política y operacionales.

Comisiones

La  Comisión de Estupefacientes  y la  Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal  son los dos órganos del Sistema de Naciones Unidas encargados de diseñar lineamientos y políticas que guían la acción internacional en los temas de drogas y delito. Ambas Comisiones constituyen los órganos de gobierno de la UNODC.