La diferencia conceptual entre la despenalización y la legalización

México a 29 de octubre de 2010. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito es custodio de tres convenciones vigentes para la fiscalización de drogas:

*     Convención Única de Estupefacientes de 1961
*     Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971 y su Protocolo de 1972
*     Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes
y Sustancias Psicotrópicas de 1988

En el marco de estas convenciones, existen reglamentos que prevén un sistema de control al comercio legal internacional de los estupefacientes y sustancias psicotrópicas, esto exclusivamente para fines farmacéuticos y de investigación. De igual forma prevén medidas dirigidas a reprimir el tráfico, la producción, fabricación, extracción, oferta o venta, distribución de estas sustancias cuando estas sean para fines distintos a los farmacéuticos y de investigación.

Bajo esta perspectiva, el concepto de legalización de estupefacientes y sustancias psicotrópicas (mejor conocidas como drogas ilícitas) que están sujetas a la fiscalización contradice la esencia y espíritu, así como, la raison d' être misma de las convenciones internacionales. Dichas convenciones pueden ser emendadas y denunciadas por sus miembros si así lo desearán.

Son diferentes los conceptos de legalización y la despenalización, también es conocida como descriminalización del consumo. Al respecto, las convenciones internacionales en  la materia, así como la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas y la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) han reconocido la utilidad de estrategias de asistencia a las personas afectadas por el uso y el consumo de drogas. Estas estrategias están fundadas en la necesidad de brindar ofertas de tratamiento y rehabilitación. En este contexto, la experiencia demuestra que la oferta de tratamiento es generalmente más eficaz y productiva que la aplicación de medidas punitivas, asimismo, procura los derechos a la salud de las personas afectadas por el uso y consumo de drogas.

Lo anterior, debido a que la adicción a las drogas es una enfermedad que requiere ser tratada como tal, es decir a través de ofertas de tratamiento y rehabilitación adecuados.  De la misma manera, Naciones Unidas promociona estrategias como lo son las Cortes de Drogas, que representan un instrumento eficaz para romper el vínculo entre la adicción y la comisión de delitos, esto priorizando atención al problema de la adicción y evitando se someta a la persona a un sistema meramente punitivo.

Es un error conceptual asumir que la legalización y la despenalización o descriminalización del consumo personal son equiparables.