" La corrupción un obstaculo importante en la lucha con el tráfico de migrantes "

10 de Febrero de 2014

Viena- Hace diez años, el Protocolo contra el Tráfico Ilícito de Migrantes por Tierra, Mar y Aire bajo la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional entró en vigor. Con 138 Estados Partes, este histórico acuerdo goza de un amplio apoyo en el ámbito internacional. Infortunadamente, diez años después, el tráfico de migrantes sigue siendo un delito de bajo riesgo pero con alta rentabilidad para los delincuentes en muchas partes del mundo, con la corrupción ayudando a su fomento.

Un documento reciente lanzado por la UNODC - La corrupción y el tráfico ilícito de migrantes - muestra que la corrupción socava seriamente los esfuerzos nacionales e internacionales para prevenir y controlar el tráfico ilícito de migrantes, así como debilita la lucha contra otras formas de delincuencia transnacional como el tráfico de personas, narcóticos y armas de fuego.

Las organizaciones criminales se apresuran a tomar ventaja de los sistemas de seguridad pública debilitados por la corrupción. En todas las regiones del mundo hay casos en que los funcionarios corruptos - funcionarios de fronteras o de inmigración, policías, soldados, autoridades portuarias, o el personal de las embajadas y consulados - han facilitado el tráfico de migrantes o al menos se hicieron los de  "la vista gorda" a cambio de un soborno o  parte de los beneficios procedentes del delito. Los contrabandistas de migrantes también encuentran cómplices en el sector privado, y con frecuencia tratan de corromper o intimidar a las personas en las organizaciones clave de este sector tales como empresas de transporte público, agencias de empleo, empresarios y empleados de la industria pesquera, personal de los puertos marítimos y aéreos.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (UNTOC) reconoce que la corrupción de los funcionarios públicos es un obstáculo importante en la lucha contra la delincuencia organizada, e incluye varias disposiciones para frenarla; obliga por ejemplo a los Estados Partes a adoptar medidas para prevenir, detectar y sancionar la corrupción relacionada con los agentes del Estado. Además, la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (UNCAC) exige la adopción de diversas medidas para prevenir y combatir la corrupción de manera más eficiente y eficaz, proporcionando un sólido marco para la cooperación internacional en la lucha contra la impunidad.

El tráfico de migrantes es un delito grave y rentable. La investigación de UNODC muestra que el contrabando de migrantes desde el Este, Norte y Oeste de África a Europa, así como de Asia sudoriental y oriental a Europa y las Américas, y de Sur a Norte América, genera alrededor de US$8.3 billones al año para los criminales que operan a lo largo de estas rutas por sí solos.

Sin embargo, a pesar de los avances y esfuerzos, los migrantes continúan pereciendo en cruces peligrosos a través de océanos y desiertos - como los recientes acontecimientos en Lampedusa y Níger demuestran tristemente - a manos de redes criminales organizadas. "Si somos serios acerca de detener el contrabando de migrantes, los Estados tienen que enfocar sus recursos para perseguir a los criminales que se benefician de la angustia o la falta de oportunidades que los migrantes enfrentan", dijo el director ejecutivo de UNODC, Yury Fedotov, en una reciente declaración para conmemorar el décimo aniversario del Protocolo .

Información relacionada

Message of the Executive Director, Yury Fedotov, on the 10th anniversary of the Protocol against the Smuggling of Migrants by Land, Sea and Air

United Nations Convention against Corruption (UNCAC)

United Nations Convention against Transnational Organized Crime (UNTOC)

UNODC issue paper: Corruption and the Smuggling of Migrants

 

 m m

m  m

m m