"El Gobierno de México y UNODC refrendan su compromiso con la prevención de la trata de personas"

Ciudad de México, 19 de febrero de 2016. 

Millones de mujeres, hombres, niñas y niños en situación de vulnerabilidad alrededor del mundo son cruelmente explotados, obligados a trabajar en fábricas, campos y burdeles o pidiendo limosna en las calles; orillados a ser partícipes en conflictos armados o matrimonios forzados; captados para que sus órganos puedan ser extraídos y vendidos.

Esta realidad no es distinta en México, donde de acuerdo con el Diagnóstico Nacional sobre la Situación de Trata de Personas en México las víctimas identificadas y rescatadas hasta el momento, confirman que las mujeres, particularmente las niñas, adolescentes y jóvenes, son las más susceptibles a ser víctimas de este delito. Adicionalmente, el diagnóstico identifica otros grupos que se encuentran en situación de vulnerabilidad y señala la necesidad de desarrollar programas prioritarios para informarlas de este delito: comunidades indígenas, población migrante, jóvenes (en especial aquellos con acceso a Internet), personas con discapacidad, comunidad LGBTTTI y niñas, niños y adolescentes. 

Frente a esta problemática, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en México, en coordinación con la Secretaría de Gobernación, desarrolló un programa integral para el desarrollo de estrategias de comunicación focalizadas en los grupos identificados y así reducir su vulnerabilidad ante la trata de personas. El proyecto, financiado por los Estados Unidos de América -mediante la Iniciativa Mérida- dio inicio con una sesión de trabajo en la que participaron representantes de catorce instituciones clave del Gobierno de México quienes serán aliados de UNODC al momento de desarrollar los mensajes y diseminarlos entre la población mexicana.

La sesión fue presidida por los señores David Moyer, Oficial de la Embajada de los Estados Unidos de América en México y Felipe De La Torre, asesor regional de UNODC, quienes coincidieron en que la trata de personas es un delito que evoluciona día con día, razón por la cual es necesario desarrollar una campaña de comunicación enfocada no sólo en el combate del delito sino en la prevención . Así mismo, ambos funcionarios resaltaron la importancia de que esta nueva iniciativa contenga materiales que de manera transversal puedan ser destinados a cualquier grupo social que se encuentran en situación de vulnerabilidad.  

Durante la jornada de trabajo y como seguimiento a la campaña Corazón Azul contra la trata de personas esta Oficina y el Gobierno de México escucharon y analizaron experiencias previas, compartieron buenas prácticas y lecciones aprendidas, y finalmente delinearon las necesidades en materia de prevención con miras a la definición de plan de acción.

Para más información sobre la campaña Corazón Azul contra la trata de personas favor de escribir a victor.aguirre@unodc.org y/o mariana.alegret@unodc.org