Niños de Bangladesh aprenden en la escuela sobre la trata de personas

Bangladesh Children7 de junio de 2010 - Seis días a la semana, la joven Anima, de 10 años, camina un kilómetro hasta la única escuela primaria en su aldea en Bangladesh. Ella camina descalza, con una mochila rota colgando de los hombros. Su padre trabaja en una cantera cerca de la aldea y la madre trabaja en el campo. Últimamente, su hermana de cinco años también la acompaña a la escuela. Ellas enfrentan un calor abrasador y carreteras llenas de polvo y roca para llegar a la escuela todos los días. El aula es pequeña y sólo hay dos ventanas, una mesa vieja, una silla y una pizarra improvisada. Cerca de 100 niños entre 5 y 12 años asisten a clases en ese cuarto. Asistir a la escuela puede ser algo común en los centros urbanos, pero en este remoto pueblo, es un logro notable.

Los niños se sientan en el suelo con los libros abiertos en su regazo y escuchan el director de la escuela, que es de Calcuta, India. Él dedica su tiempo a ayudar a los niños no sólo a permanecer en la escuela y a terminar sus estudios, pero también habla con ellos acerca de la trata de personas, explicando por qué se produce este delito, sus causas, quienes son las víctimas potenciales y cómo tomar medidas preventivas.

El director explica: "Hay varios relatos de casos en este pueblo, con niñas de hasta cinco años de edad siendo víctimas de la trata o vendidas por sus familias. Ellas se convierten en víctimas de explotación sexual y de trabajos forzados en la provincia india de Bengala Occidental. Alrededor de siete mil niñas y mujeres son traficadas a cada año desde Bangladesh hasta Bengala Occidental. Si queremos detener ese delito, debemos enseñar temprano a los niños sobre la trata de personas para que no se conviertan en víctimas".

Anima es la cabeza de la clase. De pie frente a sus colegas, ella los anima a recitar en coro un poema en el idioma local. El poema trata del horrendo crimen de tráfico humano y cómo los niños son vulnerables, pero no impotentes a reaccionar. Anima explica a la clase: "no debemos hablar con extraños, especialmente los hombres. Si alguien nos ofrece dulces y la promesa fácil de una vida mejor, debemos denunciar a personas mayores o a la policía. Los traficantes tratan de atraer a los niños como nosotros. Podemos ser vendidos a burdeles, explotados y abusados sexualmente. Podemos ser obligados a trabajar en fábricas o en casas, sin comida ni dinero. Eso no es lo que queremos. Queremos ser educados y conscientes". La sala se llena de aplausos.

"Los niños suelen ser los mejores maestros", dice el director. Él cree que ellos están en condiciones de ayudar a difundir información acerca de estas cuestiones y a sensibilizar a toda la comunidad. Esas iniciativas, en las que mensajes de sensibilización se han incorporado en programas escolares, ayudan a los niños a crecer con seguridad y sabiduría en un mundo lleno de peligros.

La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en colaboración con Acción contra la Trata y la Explotación Sexual de los Niños en la India, una red de ONG que trabajan en la prevención de la trata de seres humanos, apoya esta iniciativa como parte de un proyecto de UNODC para prevenir la trata de seres humanos, con el aporte de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

La trata de personas en el sur de Asia es citada a menudo como uno de los crímenes de mayor crecimiento en el contexto de la delincuencia organizada transnacional. Cada año, más de 150.000 personas son traficadas en la región con fines de explotación sexual, trabajos forzados, matrimonios arreglados y comercio de órganos. Los países del sur de Asia, como Bangladesh, sirven como fuente, tránsito y destino de la trata de mujeres, niños y hombres. En el sur de Asia, la mayoría de las víctimas de la trata son mujeres, pero el tráfico de niños es también una preocupación importante. Con la creciente demanda de servicios domésticos en las ciudades, residentes rurales, a menudo de forma voluntaria, entregan sus hijos a intermediarios que les prometen una vida mejor en las ciudades.

Además de apoyar las iniciativas locales que realizan las ONG, UNODC también presta asistencia técnica y financiera a proyectos destinados a prevenir y reprimir la trata de personas en la región.

Información adicional:

UNODC y la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes
UNODC en el sur de Asia

Todas las noticias