Brasil y Perú discuten la cooperación bilateral para luchar contra la delincuencia organizada transnacional

03 de noviembre 2010 - Profundizar el intercambio de información y establecer mecanismos para una acción conjunta contra la delincuencia organizada. Representantes de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) para Brasil y el Cono Sur y para Perú y Ecuador, la policía federal, los miembros del poder judicial y fiscales, diplomáticos y funcionarios de los organismos centrales de cooperación legal internacional en Perú y Brasil se reunieron en el 4 º Taller Internacional sobre la Represión del Crimen Organizado - Cooperación Bilateral en Materia Penal Brasil - Perú, realizado esta semana en Brasilia.

Según el representante de la UNODC en Perú y Ecuador, Flavio Mirella, los intercambios y la profundización de las relaciones en materia penal son fundamentales para la lucha contra la delincuencia organizada transnacional. "Los dos países comparten una frontera, comparten también objetivos de integración y esto es importante de conocer, por que una frontera común conlleva a problemas conjuntos. Brasil es un país que tiene un mercado interno grande tanto de drogas sobretodo y el Peru es un país que produce. Entonces, es necesario fortalecer el control en fronteras, no solamente en el tema de narcóticos sino también en el tráfico de mingrantes y también en la de trata de personas. Todas las manifetaciones del crimen organizado requieren que ambos países tengan mayor cooperación ", analiza.

Durante el taller de tres días, grupos de trabajo se reunieron para proponer soluciones, las rutinas y procedimientos prácticos para agilizar la cooperación bilateral y discutieron los posibles cambios o innovaciones en los acuerdos y normas para facilitar la cooperación entre Brasil y Perú en el área penal.

Para el director general de Control de Drogas del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, Francisco Teny, el objetivo es lograr una mayor eficacia en la lucha contra la delincuencia organizada. "Estamos trabajando muy esctrechamente con Brasil en el tema de la lucha contra el tráfico ilícito de drogas, pero la intención es ir más allá y trabajar más estrechamente para lograr una actuación más efectiva", explica.

La reunión marcó el final de una serie de talleres realizados por la UNODC, en colaboración con la Policía Federal de Brasil y países vecinos con los cuales Brasil ha firmado recientemente acuerdos de cooperación bilateral en el área penal.

Los seminarios tienen como objetivo discutir temas legales y operativos relativos a la cooperación entre los órganos del sistema de justicia penal de los países para identificar problemas y proponer soluciones. La idea es que los dos países sean capaces de, por ejemplo, desarrollar investigaciones coordinadas y simultaneas, agilizar las solicitudes de captura y extradición y de asistencia judicial, realizar operaciones conjuntas de vigilancia en las zonas fronterizas y superar los obstáculos burocráticos de la cooperación bilateral.

"El fenómeno del tráfico de drogas es principalmente multinacional. Él viene de un país que produce, está destinado a otro país que consume, o es un país de tránsito. Si todos los países, las organizaciones de la represión, no interactúan, las barreras burocráticas establecidas por la propia soberanía y las relaciones internacionales por sí mismos convertirse en una desventaja enorme en la cara de las organizaciones criminales que no respetan ninguna regla, tienen un gran flujo de tráfico, en la movilización personas y recursos. Por tanto, es esencial que exista una integración cada vez mayor, la coordinación de posiciones de la represión, el intercambio de buenas prácticas, de modo que los órganos de los países socios desarrollan continuamente y superar la burocracia hacia un objetivo común que es el desmantelamiento de las organizaciones criminales ", explica el director de la Lucha contra la Delincuencia Organizada de la Policía Federal de Brasil, Roberto Troncon.
Como guardián de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, la UNODC tiene el deber de ayudar a los países miembros en la mejora constante de su legislación nacional sobre el tema y promover el intercambio de buenas prácticas entre los países, a través de la cooperación a nivel internacional.

Todas las noticias