La Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito se dirige a los Ministros del G8+ sobre el tráfico de cocaína

Paris/Viena, 10 de mayo (Servicio de información de la ONU) - El tema de las drogas ilícitas tomó el centro de las atenciones esta semana en la Conferencia Ministerial del G8+ en Paris ya que países representantes se encontraron para mejorar sus esfuerzos en la lucha internacional contra el tráfico transatlántico de cocaína.

Se dirigiendo al G8 y a otros miembros en la reunión, el jefe antidrogas de la ONU, el Director Ejecutivo de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC) comentó sobre lo que llamó de "dramática evolución en el mercado internacional de cocaína" en la última década: "A pesar del mercado declinante en Norte América, el uso de cocaína sigue aumentando en Europa. En 1998, el mercado de cocaína estadunidense era cuatro veces más grande que el europeo. Desde entonces, hubo un completo balanceo en el valor del mercado de Europa que es ahora estimado a tener el valor de US$ 33 mil millones, casi equivalente a los US$37 mil millones del mercado de EE.UU."

A través del foco en el tráfico de cocaína, la Conferencia Ministerial del G8 es crítico en el mundo de hoy. En los países fuente, áreas de tránsito, y destinos finales, drogas ilícitas siguen siendo un gran peligro para las vidas de personas alrededor del mundo. Con la violencia relacionada a las pandillas de drogas, desestabilización social y política, y adicciones que afectan no sólo las vidas de los usuarios, pero también las de la familia y de la comunidad, la situación es una que garantiza el alto nivel de atención.

Lamentablemente, mientras millones de personas son negativamente afectadas todos lo días, los señores de la droga ganan una vasta soma de dinero a cambio de la miseria de otros. Las estimativas de la UNODC dicen que sólo en 2009 las ventas globales de cocaína generaron cerca de  US$ 84 mil millones de lucro- una soma equivalente o más grande que el PIB de muchos países en desarrollo.

A través de la diversificación de mercados y del aumento del uso de cocaína en Europa, a través de nuevas rutas de distribución, el mercado de cocaína hoy se ha transformado en una amenaza mundial.

En el oeste de África por ejemplo, traficantes usan la relativa proximidad a Europa como un lugar de tránsito que ha alimentado el desarrollo de crecientes mercados locales - un fenómeno que hace pocos años no era considerado tan preocupante. En Centroamérica, el tráfico de cocaína ha causado un aumento en el nivel de violencia en algunos países.

En la lucha contra este flagelo la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito ha dado la bienvenida al respaldo del Plan de Acción y Declaración Política del G8 que reconoce el papel hecho por las convenciones internacionales de control de drogas y la UNODC.

Hablando sobre eso, el Sr. Fedotov señaló que la lucha contra el tráfico de drogas de un lado al otro del Atlántico es una responsabilidad conjunta que requiere esfuerzos unidos y compromiso político de todos los interesados. El Director Ejecutivo señaló la existencia de herramientas para el desarrollo de este práctico compromiso político incluyendo las tres Convenciones de Naciones Unidas sobre drogas de 1961, 1971 y 1988, y además las Convenciones de Naciones Unidas contra la Delicuencia Organizada Transnacional y contra la Corrupción. Al recibir el Plan de Acción y Declaración Política, el Sr. Fedotov declaró: "Es necesario que los Estados europeos y norteamericanos luchen contra ese problema de una manera coordinada y conjunta a través de implementación de políticas con foco a reducir la demanda de cocaína, rastreando el movimiento ilícito de drogas y sucesivamente combatiendo empreendimientos criminales".

Todas las notícias