La delincuencia transnacional amenaza los Objetivos de Desarrollo  del Milenio (ODM), dice director de UNODC durante la 21ª Sesión de la Comisión de Prevención del Delito

Commission on Crime Prevention and Criminal Justice 2012

24 de abril de 2012 - La 21ª Sesión de la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal fue inaugurada este lunes con el reconocimiento por parte de participantes de alto nivel de que la delincuencia organizada transnacional es uno de los principales desafíos del siglo 21 y una amenaza al desarrollo sostenible y al Estado de Derecho.

En un mensaje del presidente de la Asamblea General, el jefe del gabinete del presidente de la Asamblea General Mutlaq Al-Qahtani señaló que las drogas y la criminalidad son un impedimento para el desarrollo social y económico de los países. "Cuando se combinan, estos delitos generan enormes lucros cada año, no en la casa de millones, no en la casa de miles de millones, sino en la casa de billones de dólares", dijo.

Estas declaraciones fueron apoyadas por el presidente del Consejo Económico y Social, Miloš Koterec, que también habló sobre la prevención de la violencia contra los migrantes, tema de un debate especial en la Comisión: "El papel fundamental desempeñado por los programas cívicos interculturales destinados a promover la cohesión de la comunidad a través de la lucha contra el racismo, la xenofobia y la reducción de la exclusión de los inmigrantes".

Durante su discurso ante la Comisión, Yuri Fedotov, director ejecutivo de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), afirmó que en la medida en que la comunidad internacional se ha aproximado de 2015 y se ha hecho un balance de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ha habido un creciente reconocimiento de que las amenazas transnacionales son un obstáculo importante para su cumplimiento.

Los países débiles y frágiles son particularmente vulnerables a los efectos de la delincuencia organizada transnacional, dijo. Estos países, devastados por la guerra o en transición hacia la democracia, a menudo son debilitados por la delincuencia. "Como resultado, el crimen organizado florece, los avances en el desarrollo son revertidos y las oportunidades para los avances sociales y económicos son perdidas;" evaluó Fedotov.

Para cambiar esta situación, Fedotov dijo que las actividades contra la delincuencia deben ser incluidas en la agenda del desarrollo sostenible, así como en los programas de acción para el Estado de Derecho, que constituyen la base para los derechos humanos.

Fedotov resaltó aún que la fuerza de UNODC deriva de su larga experiencia trabajando con socios y países en temas relacionados a las drogas, al delito y al terrorismo. Sin embargo, él también dijo que la base sólida para el trabajo de UNODC viene de las Convenciones de las Naciones Unidas sobre las drogas, el crimen y la corrupción: "Convoco a todos los Estado miembros a que firmen y apliquen estas convenciones".

La 21ª Sesión de la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal, presidida por la princesa Bajrakitiyabha Mahidol de Tailandia, cuenta con la participación de 800 personas, 111 Estados y 38 organizaciones no gubernamentales. En esta sesión, la Comisión tiene como foco la violencia contra los migrantes y los trabajadores migrantes y sus familias, pero también trata sobre la supervisión estatal de los servicios de seguridad privada, la lucha contra la piratería marítima y el tratamiento de reclusos, entre otros temas.

 

Todas las noticias