Cultivo y rendimiento de hoja de coca en Bolivia disminuye por segundo año consecutivo, dice UNODC 

Coca surveyLa Paz, 16 de agosto de 2013 - El cultivo de arbustos de coca decreció en alrededor de un siete % en el Estado Plurinacional de Bolivia, de acuerdo al Informe de Monitoreo de Hoja de Coca 2012 presentado hoy por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y el Gobierno de Bolivia. En 2012 el área cultivada cubría alrededor de 25,300 hectáreas (ha), menor que la cifra del año anterior, de unas 27,700 ha. Este decremento confirma la tendencia a la baja anotada en 2011, cuando la superficie cultivada cayó en 12% respecto a 2010.

Antonino De Leo, Representante de UNODC en Bolivia, cuya oficina emite el informe anual en conjunto con el Gobierno boliviano desde 2003, congratuló la continuidad de esta tendencia positiva.

Imágenes de satélite y estudios sobre el terreno revelaron disminuciones en las tres regiones productoras de coca más grandes: los Yungas de La Paz, responsable de alrededor de dos tercios del cultivo de coca en Bolivia,  experimentó un descenso del 7% a 16,900 ha; el Trópico de Cochabamba, donde se produce casi un tercio del cultivo de coca, registró una reducción del 6%, llegando a 8,100 ha; y las provincias del norte de La Paz, sitio donde se cultiva el 1% de los cultivos, vio una caída del 14% a 320 ha.

 El cultivo de la coca está prohibido por la ley boliviana en las áreas protegidas, incluyendo los parques nacionales. En total, las áreas protegidas del país registraron una disminución del 9%, desde alrededor de 2,360 ha en 2011, a unas 2,150 hectáreas el año pasado. El Parque Nacional Isiboro Sécure, donde se encuentra cerca de la mitad de los cultivos de coca en las áreas protegidas, mostró una reducción del 4%, a alrededor de 1,080 ha, mientras que Carrasco, el Parque Nacional responsable por más del 40% del cultivo de coca en las áreas protegidas, vio un decrecimiento del 15%, a 930 ha.

Los niveles decrecientes de cultivo de coca en Bolivia se deben tanto a una combinación de esfuerzos de erradicación encabezados por el Gobierno, como al diálogo con cultivadores y a incentivos sociales. En 2012 el Gobierno erradicó alrededor de 11,000 ha de cultivos de coca, un 5% más que la cifra de 10,500 ha en 2011. A nivel departamental, la superficie erradicada en el Trópico de Cochabamba se extendió a más de 8,200 ha, mientras que la cifra alcanzada en los Yugas de La Paz fue de más de 2,500 ha. En los Yungas la reducción también se debió, aunque en mucho menor medida, al abandono de parcelas antiguas afectadas por el deterioro de la calidad del suelo.

La producción potencial de la hoja de coca en Bolivia se estimó en alrededor de 45,000 toneladas, el 6% menos que el total del año anterior, de 48,100 toneladas. Los Yungas alcanzaron 22,200 toneladas, equivalentes al 49% del total de la producción, mientras que el Trópico de Cochabamba obtuvo 22,400 toneladas, equivalentes al 50% de la producción total. Las provincias del norte de La Paz fueron responsables de 400 toneladas, alrededor del 1% del rendimiento total nacional de coca.

En 2012, el volumen de hojas de coca comercializadas en los mercados autorizados de Villa Fátima y Sacaba en La Paz y Cochabamba respectivamente, sumaron un volumen de 18,400 toneladas, equivalentes a un 41% del total de la producción de la hoja de coca. Cerca al 94% del comercio autorizado tuvo lugar en el mercado de Villa Fátima, con el restante 6% realizado en Sacaba. Alrededor del 38% de la coca comercializada en 2012 en los mercados autorizados fue destinado al departamento de Santa Cruz; el 17% a Tarija; el 13% a Cochabamba; el 11% a Potosí y el 21% restante a otros departamentos.

 El precio de la hoja de coca bajó un 5%, alcanzando el equivalente de 7.4 dólares por kilo en los dos mercados autorizados por el Gobierno. Como resultado, el valor total de la hoja de coca también bajó un siete%, de 353 millones de dólares en 2011 a 332 millones en 2012. La cifra representa el 1.2% del PIB del país y el 13% del valor del sector agrícola en 2012.

Las incautaciones de hoja de coca crecieron fuertemente -23%- de unas 600 toneladas en 2011 a casi 740 en 2012, mientras que la incautación de pasta base de cocaína aumentaron el 13%, desde unas 28 toneladas, a cerca de 32. Sin embargo, las incautaciones de clorhidrato de cocaína cayeron un 26%, de 5.6 toneladas en 2011 a 4.1 toneladas en 2012.

En la rueda de prensa, el Sr. De Leo alentó a las autoridades nacionales y locales a continuar reduciendo los cultivos excedentarios de coca fortaleciendo y expandiendo aún más los programas de desarrollo alternativo y de lucha contra el narcotráfico. Añadió que "UNODC continuará ofreciendo su apoyo a estos esfuerzos del Estado Plurinacional de Bolivia, facilitando y promoviendo la cooperación regional e internacional, para beneficio de toda la sociedad".  

  Información relacionada:

Monitoreo de Cultivos de Coca 2012

Todas las historias