Foro en Bogotá discute posibles soluciones para las drogas ilícitas

UNODC Colombia
El Representante de la UNODC en Brasil, Rafael Franzini, habla durante el foro

Bogotá, 3 de octubre de 2013 - La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y  la Universidad Nacional de Colombia organizaron la semana pasada el Foro Nacional sobre la Solución al Problema de las Drogas Ilícitas. El evento fue realizado en Bogotá de 24 a 26 de septiembre, con más de 1.000 participantes. La lista de panelistas incluyó invitados nacionales e internacionales, académicos, líderes de organizaciones sociales y étnicas en diversos territorios colombianos y funcionarios de organismos globales.

Entre los participantes también estaban el Representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en Colombia, Bo Mathiasen, y el Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana para el Control y el Abuso de Drogas (CICAD) de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Paul Simons.

El Representante de la Oficina de Enlace y Partenariado de la UNODC en Brasil, Rafael Franzini, prestigió el foro y participó del primer panel internacional, donde destacó: "El diseño de las políticas sobre drogas debe observar profundamente los derechos humanos, su vigencia y preservación; los derechos humanos en la ejecución de la ley, los derechos de los procesados, los condenados; así como los consumidores problemáticos que deben ser considerados enfermos y que no deberían ser objeto de sanciones penales, pues no se puede tratar a un enfermo como si fuera un delincuente".

Además, durante el foro el Coordinador Residente de la ONU en Colombia, Fabrizio Hochschild, destacó que a través de UNODC se ha identificado cómo hay recurrencia en la presencia de cultivos ilícitos en zonas con una limitada o inexistente presencia del Estado, bajos índices de desarrollo humano, fuerte presencia de actores armados ilegales y altos niveles de conflicto y violencia.

"La economía de estas regiones es débil y, en la mayoría de los casos los cultivadores cocaleros no ganan más que otros campesinos y agricultores. Hoy no es cierto que los campesinos reciban ganancias extraordinarias gracias a los cultivos ilícitos. Por el contrario, los cultivos alternativos son altamente demandados por los cultivadores. Existe una gran necesidad de programas de desarrollo alternativo, infraestructura y acceso a mercados", afirmó Hochschild.

* Con informaciones de las Naciones Unidas en Colombia y de la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional de Colombia

  Todas las historias