Serie de talleres en línea: Prevención de la violencia y la delincuencia juvenil en el contexto del COVID-19

Los países de todo el mundo están lidiando con las consecuencias negativas de la pandemia por COVID-19, incluidos los impactos socioeconómicos y en la salud. Las y los jóvenes son particularmente vulnerables por las repercusiones causadas debido a la pandemia, y muchos corren el riesgo de quedarse atrás en temas relacionados con educación, oportunidades económicas, salud y bienestar durante una etapa crucial en el desarrollo de su vida. Muchas de las dificultades enfrentadas durante la crisis de COVID-19 también representan factores de riesgo asociados a la delincuencia, la violencia y el uso de drogas, y pueden exponer a las y los jóvenes a una mayor victimización y a su participación en delitos durante y después de la pandemia.

Para contribuir al esfuerzo global requerido y continuar apoyando e involucrando a las y los jóvenes durante el COVID-19, UNODC organizará una serie de talleres en línea sobre la prevención del delito y la violencia juvenil durante y después de la pandemia en diferentes partes del mundo. Ello, como parte del componente de Prevención del Delito Juvenil bajo el Programa Global para la Implementación de la Declaración de Doha.

Objetivos de los talleres

Webinarios y fechas

Webinario 1 en Perú en cooperación con la Secretaría Nacional de Juventud (en español): Juventudes y cultura de paz en el contexto del COVID-19, Arte y deporte para prevenir la violencia y el delito

Cuándo: 11 de agosto 2020, 10:30 hora de Perú

Transmisión pública vía Facebook Live/Youtube/Instragram del SENAJU (Secretaría Nacional de la Juventud, Perú)

Agenda: 

Moderación: Julio Corcuera, UNODC Perú

Política Nacional de la Juventud y las/los lóvenes como agentes de cambio - José Montalvo, Secretario Nacional de la Juventud – SENAJU

Desafíos de las Juventudes en América Latina en el contexto del COVID-19 - Ernesto Rodríguez, Director en Centro Latinoamericano sobre Juventud – CELAJU         

Movamos Cosas ¿Bailamos? - Vania Masías, Presidenta – Fundadora Asociación Cultural D1

Deporte para la prevención y el desarrollo - Alison Rodríguez,  Club Gimnasia Rítmica Trujillo

Juega Vive, prevención de la violencia a través del deporte - Víctor Hugo Candela, Entrenador de Fútbol Municipalidad de Villa María del Triunfo  

Conclusiones Finales - Joan Taboada, Centro de Investigación Evidencia                   

 

Webinario 2 en México (en español)

Cuándo: 5 de agosto 2020, 9:00 hora de México

Online (MS Teams)

Regístrese aquí 

 

Agenda 

Moderación: Teresa Navarrete, UNODC México/CoE

Apertura: Kristian Hölge, Representante de UNODC México

Recapitulación webinar 1 y contexto: Lucía González, UNODC sede/Viena

 

Parte I: La participación juvenil a nivel local para respuestas efectivas a la violencia y la delincuencia

Parte II: Respuestas para afrontar mayores riesgos y vulnerabilidades durante y después de la COVID-19, con perspectiva de género

Panelistas:

  • Majo Rodriguez, Asociación Nacional de Carreras de Automóviles de Serie (NASCAR)

  • José Antonio Pérez Islas, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

  • Alfredo Nateras, Universidad Autónoma Metropolitana (UAM)

  • Gerardo Olloqui, Instituto de la Juventud de Michoacán

Webinario 1 en México (en español)

Cuándo: 29 de julio 2020, 9:00 hora de México

Online (MS Teams)

Regístrese aquí 

Agenda 

Bienvenida/moderación: Markus Gottsbacher, UNODC México

Apertura: Kristian Hölge, Representante de UNODC México

Introducción e iniciativa de UNODC sobre Prevención de la Delincuencia Juvenil: Lucía González, UNODC sede/Viena

Parte I: Principales impactos de la pandemia en las juventudes

Parte II: Respuestas y estrategias ante los múltiples desafíos durante y después de la pandemia

Panelistas:

Isabel Aguilar, Catholic Relief Services

José Alfredo Betancourt Zavaleta, Universidad Vercruzana

Tere Almada, CASA A.C. / Universidad Autónoma de Ciudad Juárez

Roberto Valladares Piedras, Lantia Consultores   

 

Webinario en Sudáfrica (en inglés)

Cuándo: 22 Julio 2020

14:00 in South Africa 

Online (MS Teams)

 Agenda

Bienvenida: Zhuldyz Akisheva, Representante Regional UNODC Sudáfrica

Apertura: Nardos Bekele-Thomas, Coordinadora Residente de Naciones Unidas en Sudáfrica 

Contexto y Programa de Doha:  Marco Teixeira,UNODC sede/Viena

Panelistas:

Prof. Mzi Nduna, Ass. Prof at WITS University & Oyama Tshona

Keitumetse Fatima Moutloatse, Representante de Juventud

Bilkis Omar, Chief Director - Secretariado Civil de Policía

Q&A session: Lucía González, UNODC sede/Viena

Cierre: Zhuldyz Akisheva, Representante Regional UNODC Sudáfrica

Moderadora: Linda Naidoo, UNODC Sudáfrica

 

 

Webinario regional en América Latina y el Caribe (en español)

Cuándo: 17 Julio 2020

9:00 en Colombia, México, Perú
10:00 en República Dominicana
16:00 en Viena

Dónde:

En línea (Microsoft Teams): Las personas registradas recibirán un enlace para unirse a la reunión. 

Regístrese aquí    

 

 

Agenda 

Apertura: Marco Texeira - Coordinador del Programa Global de la UNODC para la Implementación de la Declaración de Doha

Panelistas bloque I: Factores de riesgo asociados a la delincuencia juvenil en el contexto del COVID

  • Arturo Alvarado - Profesor, Colegio de México, México
  • Cecilia Caparachín - Especialista en Violencia y Criminalidad Juvenil, Género y Discriminación, Perú
  • (CT) Andrés Posada - Coordinador del área de prevención del reclutamiento ilícito, Ministerio de Defensa Nacional, Colombia
  • Luis Norberto Verges - Director Centro de Intervención Conductual para Hombres, Procuraduría General de la República; Coordinador de la Maestría en Psicología Clínica de la Universidad Católica Santo Domingo

Moderación: UNODC Colombia

Pausa – performance musical por jóvenes de la Asociación Civil CREEANDO, Perú

Panelistas bloque IIAcciones para prevenir la delincuencia y victimización en jóvenes durante y después de la pandemia.

  • Divina García Vásquez - Psicopedagoga, Encargada de la Unidad de Orientación y Apoyo a la familia, Ministerio de Educación, República Dominicana 
  • Malory Briceño - Referente para la prevención del delito de la Subdirección de Niñez y Adolescencia, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Colombia
  • José Montalvo - Secretario Nacional de la Juventud, Perú
  • Pablo Vázquez Camacho - Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana, Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SCC)

Moderation: UNODC Perú

Conclusiones y cierreUNODC México                                                                                                                                                               

Antedecentes

La pandemia de COVID-19 ha generado graves impactos en la salud, la economía y la sociedad en todo el mundo. Los efectos negativos de esta pandemia son más perjudiciales para quienes se encuentran en situaciones desfavorecidas o vulnerables, y los datos anecdóticos indican que COVID-19 aumentará aún más las desigualdades, la discriminación y la marginación.

Las y los jóvenes son particularmente vulnerables a las repercusiones causadas por la pandemia y muchos se encuentran en riesgo de quedarse atrás en educación, oportunidades económicas, salud y bienestar durante una etapa crucial del desarrollo de su vida. Más de 1.300 millones de personas no pueden asistir a la escuela debido al cierre de escuelas (UNESCO, 2020), y se espera que el aumento de las tasas de desempleo ocasionado por el COVID-19 supere el experimentado después de la crisis financiera de 2009 (UNDESA, 2020).

Muchas de las dificultades enfrentadas durante la crisis de COVID-19 también son factores de riesgo conocidos asociados a la violencia, la delincuencia y el uso de drogas; y pueden exponer a los jóvenes a 

una mayor victimización y participación en el delito durante y después de la pandemia. Dichos factores de riesgo, acentuados por las medidas de confinamiento y restricción, incluyen acceso limitado a la educación, el empleo, la desigualdad, el estrés dentro de las familias / hogares, falta de salud mental y bienestar así como la pérdida de redes sociales y comunitarias.

Los 2.34 billones de niñas, niños y jóvenes que actualmente se encuentran bajo algún tipo de confinamiento debido a COVID-19 corren un mayor riesgo de explotación, violencia y abuso (UNICEF, 2020), incluida la violencia doméstica y el ciberacoso. Es menos probable que los niños y los jóvenes busquen ayuda y se pongan en contacto con los servicios de apoyo. Asimismo, debido a las medidas de cierre, también pueden tener acceso limitado a mecanismos positivos para la solución de problemas a los que podrían recurrir en tiempos de crisis como el servicio comunitario, la educación formal o informal, el deporte y otros tipos de actividad física. En este contexto, las y los jóvenes pueden ser propensos a recurrir a mecanismos negativos para afrontar problemas como el alcohol, el abuso de drogas y actitudes autodestructivas (Compact for Young People, 2020).

Si bien algunas partes del mundo han sido testigos de una disminución en los homicidios y otros tipos de delitos durante COVID-19, el crimen organizado y las pandillas juveniles han continuado operando violentamente en algunas regiones (UNODC / CCSA, 2020). Adicionalmente, se ha evidenciado en informes que existen grupos criminales que buscan hacer cumplir las medidas de salud y ofrecer servicios a las y los ciudadanos en un intento por generar más apoyo en las comunidades locales. Está claro que los desafíos socioeconómicos y de salud mental prolongados que experimentan las y los jóvenes y sus familias podrían dar lugar a un incremento en la delincuencia juvenil, la violencia y victimización posteriormente. En este contexto, es esencial invertir en esfuerzos de prevención ahora, garantizar la continuidad de los servicios de apoyo y las oportunidades para el desarrollo positivo de las y los jóvenes durante y después de la pandemia.

En particular, en América Latina, la pandemia ha exacerbado las desigualdades y vulnerabilidades existentes entre las y los jóvenes. La seguridad y la violencia siguen siendo uno de los desafíos más acuciantes allí. América Latina y el Caribe es la región más violenta del mundo, con 23.9 homicidios por cada 100,000 habitantes en 2012, en comparación con 9.4, 4.4, 2.9 y 2.7 para África, América del Norte, Europa y Asia, respectivamente. Si bien la región contiene solo el 9% de la población mundial, el 33% de los homicidios del mundo se dan allí. En 2013, 41 de las 50 ciudades más violentas fueron identificadas en esta región (Banco Mundial, 2011).

 Las y los jóvenes de la región son uno de los segmentos más vulnerables de la sociedad, especialmente en áreas de alto conflicto, ya que están expuestos tanto al riesgo de cometer delitos como al de ser víctimas de múltiples tipos de violencia enraizada en áreas públicas o privadas. Muchos jóvenes en América Central y del Sur son reclutados con fines delictivos, cooptados por el crimen organizado o forzados mediante amenazas a participar en maras y pandillas. Otros viven en hogares inseguros donde experimentan violencia doméstica (incluida la violencia física, psicológica y sexual) y tienen menos oportunidades económicas para ingresar al mercado laboral y participar en actividades legales y estilos de vida más seguros y saludables (UNICEF, 2019). Especialmente las mujeres jóvenes han sido blanco de víctimas de abuso sexual, físico o psicológico, además de enfrentarse a privaciones económicas si las parejas abusivas se quedan en casa. La pandemia puede dificultar aún más la identificación de víctimas de la trata de personas. A menudo se explotan en entornos ilegales, informales o no regulados (industria del sexo, tráfico de drogas, etc.) (UNODC, 2020).

 Esta crisis sin precedentes requiere respuestas contundentes, oportunas e integrales que garanticen el bienestar físico y mental de las y los jóvenes. Los elementos clave de la respuesta para prevenir la delincuencia y la violencia juvenil incluyen priorizar la continuidad de los servicios para las familias, padres, niñas, niños y jóvenes, incluidos los programas basados ​​en la comunidad. Para este fin, es esencial mantener la financiación y las inversiones en la educación de las y los jóvenes, el desarrollo de habilidades para la vida, el empleo y las oportunidades de recreación / deporte, fortalecer las habilidades de los padres y garantizar la disponibilidad y el acceso a los servicios de apoyo. Como agentes clave de cambio, las y los jóvenes están respondiendo a la crisis a través de la promoción de la salud pública, el voluntariado y la innovación y serán vitales para una recuperación inclusiva.

Para contribuir a este esfuerzo global requerido para continuar apoyando e involucrando a las y los jóvenes durante la etapa COVID-19, UNODC, tomando como referencia su iniciativa de Prevención del Delito Juvenil bajo el Programa Global para la Implementación de la Declaración de Doha, organizará talleres en línea sobre violencia juvenil y los impactos de la pandemia. Ello, con la participación de actores estatales relevantes, entidades de la ONU, academia, organizaciones de la sociedad civil y asociaciones juveniles.

 

Referencias: