Red Mundial de Integridad Judicial

La corrupción en el sistema judicial -ya sea real o percibida- supone una amenaza en la práctica para la confianza en el Estado de Derecho. 

La Red Mundial de Integridad Judicial tiene como objetivo ayudar a los poderes judiciales de todo el mundo a fortalecer la integridad judicial y prevenir la corrupción en el sector de la justicia, de acuerdo con el artículo 11 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción.

Desde el año 2000, la UNODC ha prestado asistencia a los Estados miembros para reforzar la integridad, la responsabilidad y la profesionalidad judiciales, apoyando el desarrollo de los Principios de Bangalore sobre la conducta judicial y elaborando diversas herramientas para ayudar a los poderes judiciales a tal efecto.

19 de agosto de 2020

La Independencia y la Integridad Judicial ante la Crisis del Coronavirus

El panel de expertos analizará los principales desafíos a los que se están enfrentando los jueces en Latinoamérica para garantizar el estado de derecho y cumplir con sus obligaciones judiciales durante la pandemia del COVID-19. En algunas jurisdicciones esto ha llevado a una rápida digitalización para la que muchas Cortes y personal no están preparados ni equipados generando vicisitudes en el acceso a la justicia. Por último, esta situación de digitalización también ha generado diferentes oportunidades para la modernización de la justicia y la transparencia judicial.

La Red Mundial de Integridad Judicial: Cooperación judicial a nivel regional
La Red Global de Integridad Judicial
La función judicial y los límites éticos de una justicia virtual
27 de octubre de 2021

La función judicial y los límites éticos de una justicia virtual  

La virtualidad ofrece soluciones alternativas cuando no es posible un contacto directo y personal, sobre todo en la actualidad dadas las condiciones impuestas por la pandemia de COVID-19. Sin embargo, a su vez existen riesgos de que las aparentes ventajas que puede exhibir el sistema virtual, generen una falsa apariencia de comunicación eficaz que construya un consenso sobre la conveniencia de convertir en regla la herramienta excepcional y transitoria de administración virtual de justicia que llevase a una despersonalización del sujeto y una deshumanización del proceso.

Por lo tanto, la pregunta correcta no es sobre las posibilidades de instrumentar esta nueva forma de administrar la justicia penal, sino si ello es deseable en una futura nueva normalidad tras la pandemia.