Desarrollo Integral en Bolivia

Desde su inicio en Bolivia, la UNODC ha alentado y fomentado la implementación de medios de vida sostenibles en las zonas de cultivo de coca, como opción económica y ecológicamente viable para la población que se compromete con el cambio.

Reconociendo los problemas ambientales causados por el chaqueo indiscriminado, la tala de árboles y el cultivo de coca en zonas forestales. Bolivia ha sido el primer país donde la UNODC ha impulsado la implementación de un enfoque de manejo integral de los recursos naturales tanto en el Trópico de Cochabamba como en los Yungas de La Paz. Esto se logra a través de la elaboración de planes de manejo forestal, el establecimiento de plantaciones comerciales y de sistemas agroforestales para la producción de café, cacao, camu camu, achiote, palmito, y productos para la seguridad alimentaria, como la yuca, el plátano y el maíz.

Al mismo tiempo, la UNODC ha fomentado la capacitación de mano de obra y el fortalecimiento de microempresas, con el propósito de incrementar las capacidades y destrezas de los jóvenes en las zonas cocaleras. Así estarán en condiciones de satisfacer la demanda de mano de obra calificada en los mercados de trabajo no agropecuarios.  En 1.035 cursos organizados sobre oficios, capacitación agrícola, computación y cultura empresarial, en 6 años, fueron capacitados 23.028 jóvenes, 49% de los cuales eran mujeres.  En la actualidad, más de 5.500 (24%) de los beneficiarios capacitados, tienen ahora empleo en el sector microempresarial, agrícola, agroindustrial o de turismo.  Resultado de este trabajo, el porcentaje de trabajadores no calificados que participaron en el proyecto de la UNODC en el Trópico de Cochabamba, se redujo de 57% a 23%