Un informe de la ONUDD alerta sobre los peligros que amenazan los avances en la fiscalización de drogas

Según informes, aumentan los cultivos dedicados a la producción de coca y opio

NUEVA YORK, 26 de junio de 2008 - El Informe Mundial sobre las Drogas 2008, puesto hoy en circulación por el Director Ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), Antonio Maria Costa, muestra que la reciente estabilización conseguida en el mercado mundial de las drogas se ve amenazada. Un repentino aumento del cultivo de la adormidera y la coca, unido al riesgo que supone el consumo creciente de estupefacientes en los países en desarrollo, amenaza con socavar los recientes progresos en la fiscalización de esas sustancias. 

Menos del 5% del total de adultos consumen drogas

El informe de la ONUDD indica que, de cada veinte personas (de 15 a 64 años), no llegan a una las que han probado drogas al menos una vez en los 12 últimos meses. Los consumidores problemáticos de estupefacientes (personas con trastornos graves por drogodependencia) no llegan a un décimo de ese porcentaje de por sí ya reducido: 26 millones, alrededor del 0,6% de la población adulta del planeta.

"En los últimos años la fiscalización de estupefacientes ha conseguido extraordinarios avances, sobre todo en comparación con otras sustancias psicoactivas", afirmó el Director de la ONUDD. Cada año mueren en todo el mundo 5 millones de personas a causa del tabaco, alrededor de 2,5 millones por culpa del alcohol, y unas 200.000 por efecto de las drogas ilícitas. "La fiscalización de estupefacientes ha dado importantes resultados: la heroína, la cocaína y las sustancias sintéticas son desastrosas para quien las consume, pero no tienen repercusiones tan graves en la salud pública como el tabaco y el alcohol", constató el Sr. Costa. No obstante, advirtió de que "en el futuro, hemos de estar aún más prestos a la acción. Los grandes aumentos registrados últimamente en la oferta de estupefacientes procedentes del Afganistán y de Colombia pueden hacer que suban las tasas de drogadicción por la caída de los precios y la mayor pureza de las dosis". 

La fiscalización de drogas se ha mostrado eficaz

El sistema de fiscalización internacional de drogas se instauró a lo largo de un siglo, empezando por la comisión creada en 1909 en Shanghai para controlar el comercio del opio. El Informe Mundial sobre las Drogas de este año pasa una mirada retrospectiva sobre 100 años de estrategias de acción en materia de drogas. Pone de relieve que, en comparación con la situación de hace un siglo, la producción mundial de opio ha bajado alrededor del 70%, aunque la población terrestre se multiplicó por cuatro durante ese mismo período. El informe pasa también revista a las tendencias registradas en cuestión de drogas desde que en un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General, celebrado en 1998, se instara a los países a redoblar esfuerzos en la lucha contra los estupefacientes. "Las estadísticas al respecto muestran que el problema de la droga se redujo de manera espectacular a lo largo del último siglo y se ha estabilizado durante el decenio pasado", afirmó el Sr. Costa. 

Aumento brusco de la oferta de heroína y el cultivo de la coca en zonas controladas por bandas rebeldes

Sin embargo, el Informe Mundial sobre las Drogas 2008, alerta sobre el brusco aumento de la oferta de drogas registrado últimamente. En el Afganistán la cosecha de adormidera en 2007 fue extraordinaria: en consecuencia, la producción ilícita mundial de opio casi se ha duplicado desde 2005. El cultivo se realiza en su mayor parte (80%) en cinco provincias del sur, donde las bandas rebeldes de los talibanes sacan provecho de las drogas. En el resto del país el cultivo de la adormidera está llegando a su fin o pasando a niveles bajos. "El aumento de la estabilidad y el incremento de la asistencia económica están terminando con el opio en muchas provincias afganas. En las zonas del sur, controladas por los talibanes, la lucha contra los estupefacientes y contra la insurrección ha de librarse simultáneamente", aseveró el principal dirigente de las Naciones Unidas en materia de drogas.

El mismo panorama se presenta en Colombia, donde el cultivo de la coca aumentó una cuarta parte (27%) en 2007, si bien se mantuvo alrededor del 40% por debajo del punto culminante alcanzado en 2000. La producción de hoja de coca y de cocaína estaba fuertemente concentrada: diez municipios (5% de los 195 existentes en el país) eran los responsables de casi la mitad de la producción total de cocaína (288 toneladas métricas) y de un tercio del cultivo (35.000 hectáreas). "En Colombia, exactamente igual que en el Afganistán, las regiones donde más se cultiva la coca están bajo el control de los rebeldes", señaló el Sr. Costa.

Pese a este importante aumento del cultivo de la coca, la cocaína elaborada en Colombia (el mayor productor mundial) permaneció invariable a causa de la disminución del rendimiento, debida a la explotación de parcelas periféricas, es decir, menores, más dispersas, lejanas. "En los últimos años el Gobierno colombiano destruyó las grandes plantaciones de coca recurriendo a erradicaciones masivas por medios aéreos. Fue sin duda una campaña fructífera contra los grupos armados y los traficantes a la vez. En el futuro, con las FARC en situación precaria, posiblemente sea más fácil controlar el cultivo de la coca", afirmó el Sr. Costa.

Los mercados del cannabis y de las anfetaminas permanecen estables

El mercado mundial del cannabis se muestra estable o incluso en ligero descenso. Se estima que la producción de hierba de cannabis ha disminuido alrededor del 8% con respecto a 2004, y que la producción de resina de cannabis se redujo aproximadamente un 20% entre 2004 y 2006. Sin embargo, se aprecian tendencias preocupantes: el Afganistán se ha convertido en un gran productor de resina de cannabis, superando tal vez a Marruecos. En los países desarrollados, el cultivo en interiores produce variedades de la hierba más potentes. El contenido medio de sustancia psicoactiva de la droga (THC) se duplicó casi en el mercado estadounidense entre 1999 y 2006, pasando del 4,6% al 8,8%.

El consumo de estimulantes de tipo anfetamínico, como la metanfetamina y el éxtasis, ha permanecido estacionario a nivel mundial desde el año 2000. No obstante, su producción y consumo sigue siendo un gran problema en el Asia oriental y sudoriental y comienzan a aparecer mercados en el Oriente Cercano y Medio.

Nuevas rutas de tráfico

El informe confirma que ha habido un desplazamiento sistemático de las principales rutas del narcotráfico, sobre todo en el caso de la cocaína. En vista de la estabilidad de la demanda de esta droga en Europa y del aumento de la capacidad de interceptación a lo largo de las rutas tradicionales, los narcotraficantes han puesto su mira en el África occidental. Ello supone un peligro para la salud y la seguridad en la región. "Los Estados del Caribe, América Central y el África occidental, así como las zonas fronterizas de México, se ven situados entre dos frentes, el de los mayores productores mundiales de coca (los países andinos) y el de los más importantes consumidores (América del Norte y Europa)" advirtió el Sr. Costa. "El dinero generado por la droga corrompe a las autoridades e incluso sirve para financiar el terrorismo: la promoción del estado de derecho es la mejor manera de combatir el narcotráfico".

El Informe Mundial sobre las Drogas 2008, revela el temor, aunque por ahora sin pruebas, de que aparezcan mercados de drogas en los países en desarrollo. "La amenaza a los países pobres existe sin duda. Los gobiernos débiles no pueden hacer frente a los embates de los poderosos barones de la droga ni a la drogadicción. Hay que anticiparse al ataque recurriendo a la asistencia técnica, a una mejora de la prevención y tratamiento frente a los estupefacientes y a una cooperación más intensa en la represión coercitiva", aseguró el Director de la ONUDD.

Redoblar la atención a la salud y los derechos humanos

Señalando que los recursos destinados a la seguridad pública sobrepasan con mucho los dedicados a la sanidad pública, el orador exhortó a prestar más atención a la salud, principio primordial en la fiscalización de drogas. "La drogodependencia es una enfermedad que se debe prevenir y tratar como cualquier otra", dijo el Sr. Costa.

Refiriéndose al 60º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que se cumple este año, el Director de la ONUDD instó también a respetar plenamente los derechos humanos en el ejercicio de la fiscalización antidroga. Se pronunció en favor de los derechos humanos de los drogadictos y en contra de la pena capital para los delitos de drogas. "Las drogas matan, pero nosotros no debemos matar por su culpa", afirmó el Sr. Costa.

 

* *** *

Para más información, se ruega dirigirse a:

Sr. Walter Kemp

Portavoz de la

Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito

Teléfono: (+43-1) 26060 5629

Móvil: (+43-699) 1459-5629

Correo electrónico: walter.kemp@unodc.org

[close]
Related Videos
    All Multimedia